Foto: Especial

Agencias

Ciudad de México.- Un juzgado federal de Jalisco ordenó liberar este sábado a Héctor Luis Palma Salazar, también conocido como ‘El Güero’ Palma, sin embargo, todavía tendrá que seguir en prisión.

Palma Salazar fue absuelto de la acusación en su contra por la comisión del delito de delincuencia organizada, presentada por el Ministerio Público de la Federación, en la causa penal 6/2018-IX.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)  afirmó que el Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Jalisco ordenó la inmediata y absoluta libertad del ‘Güero Palma’ únicamente por el delito y causas referidas, aunque estableció que éste podría permanecer recluido en caso de encontrarse a disposición de alguna otra autoridad judicial por distinto delito.

“Para dar cumplimiento a la resolución judicial, el órgano administrativo desconcentrado de Prevención y Readaptación Social se encuentra en proceso de consultas con la Fiscalía General de la República (FGR) y las 32 fiscalías de las entidades federativas, a fin de corroborar la no existencia de causa alguna en curso contra Palma Salazar”, informan.

Revisan extradición

En tanto, la Secretaría de Relaciones Exteriores ha consultado formalmente al Gobierno de Estados Unidos, a través de su Embajada en México, sobre si el Departamento de Justicia de ese país cuenta con alguna solicitud de extradición en contra de la persona en cuestión.

“Una vez desahogadas las consultas referidas —que están en proceso en virtud de haberse recibido el oficio hoy, día no laborable— se procederá en consecuencia conforme a lo mandatado en la sentencia del juez y según lo dispuesto por la legislación aplicable”, finalizó.

En los noventa, Héctor Jesús ‘El Güero’ Palma y ‘El Chapo’ Guzmán fueron lugartenientes de Miguel Ángel Félix Gallardo ‘El Padrino’, capo fundador del Cártel de Guadalajara, organización criminal que llegó a controlar todo el trasiego de drogas hacia el vecino país.

Cuando Félix Gallardo fue detenido el 8 de abril de 1989 por el asesinato del agente de la DEA, Enrique ‘Kiki’ Camarena, su organización se dividió: El Cártel de Tijuana quedó en manos de sus sobrinos, los hermanos Arellano Félix; y el de Sinaloa, en las de Guzmán Loera y Palma Salazar.

ndr