Manuel Arriaga

Pénjamo.- Después de estar cerrado durante más de un año, a consecuencia de la pandemia generada por la covid-19, este jueves finalmente se abrieron los pasillos laterales del jardín principal Ana María Gallaga y las autoridades municipales permitieron que los boleros se regresaron a sus espacios de trabajo, pese a ello, siguen exhortando a la población a extremar medidas sanitarias.

Fue el 26 de marzo de 2020 cuando el gobierno municipal de Pénjamo decidió cerrar el jardín principal Ana María Gallaga, con la finalidad de reducir la movilidad y con ello, los riesgos de contagio de personas que podrían contraer el virus.

El municipio de Pénjamo pasó por una crisis generada por el covid-19 que dejó varios muertos, ahora que la situación se ha normalizado un poco, las autoridades han decidido qué es tiempo de regresar paulatinamente a la normalidad, lo que se vio desde la semana pasada con el tandeo aplicado a los comerciantes semifijos.

Los negocios no establecidos podían abrir cada tercer día exclusivamente, pero ahora ya lo pueden hacer a diario.

Pese a que las bancas y los pasillos centrales del jardín principal continuarán cerrados, las personas ya pueden caminar por los pasillos laterales del jardín Ana María Gallaga.

LC