Conecta con nosotros
Periodico Correo

Publicado

En

 

Nayeli García

Irapuato. – El mexicano no se rinde y sabe compartir. La mejor prueba de ellos es el ‘Comedor de la Divina Providencia’ que fue abierto en el Templo de la Sagrada Familia para aquellas personas que la pandemia del Covid-19 ya se empieza a reflejar en sus bolsillos y muchos de ellos ya no tienen qué comer.

El padre Gerardo Hernández Robledo, encargado del Templo de la Sagrada Familia, comentó: “La iniciativa del comedor comunitario surge porque ya hay muchas personas que se quedaron sin trabajo y hay personas que ya no cuentan con lo más indispensable y un grupo de personas, personas muy solidarias, persona que dijeron ¿qué vamos a hacer?, e hicimos una sinergia de buenos deseos”.

A través de redes sociales, los voluntarios y el padre empezaron a pedir ayuda y donativos para abrir este comedor, que el primer día atendió a cerca de 50 personas, número que ha crecido a los 150 y están conscientes de que la crisis apenas inicia.

Comentó el padre: “El periodo de contingencia apenas lo estamos resintiendo muy apenas, pero esta situación, así como se ve y por lo que hemos visto la experiencia en otros países, lo más difícil aún no llega y entonces estamos viendo que haya suficiente alimento para administrarlo y dando respuesta a la misma gente que está esperando”.

Medidas preventivas

El comedor cuenta con anti bacterial y con un circuito que cuida la sana distancia para que la gente pueda llegar y llevar sus raciones de comida, pues son pocos los que se quedan a comer en el lugar, para lo cual sólo colocaron dos mesas retiradas para cuidar las medidas higiénicas.

La comida es elaborada por voluntarios del templo que empiezan a trabajar desde temprano para elaborar los alimentos y abrir el comedor de 1:30 a 3:30 de la tarde, el cual está ubicado en el bulevar San Roque número 995.

Compartió el padre Gerardo Hernández lo siguiente: “Los mexicanos no nos rendimos, somos gente de corazón que nos gusta compartir, yo creo mucho en el corazón de la gente, somos fuertes de esperanza y podemos cruzarnos de brazos y sentirnos tristes, pero creo que el mexicano no es así, el mexicano es solidario, el mexicano ayuda y cuando vemos este tipo de cosas y que viene la respuesta de la gente a uno se le llena el corazón”.

G.R

Comentarios

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Lisandro y Cristela planeaban un viaje por Europa tras su matrimonio en Argentina, pero el virus les frenó todo. Ni siquiera su aniversario de boda pudieron celebrar juntos, quedaron varados en distintos lugares

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- Para este día, Lisandro Luque y Cristela Garnier estarían ya, ‘degustando’ de la nueva vida que tanto les había costado planificar. Quizá estuviesen frente a la Basílica de la Sagrada Familia o frente a alguna de las grandes obras de Gaudí de Barcelona. Pero no, se han tenido que quedar en casa… y separados.

Hace 5 años, Cristela y Lisandro se conocieron; hace justo 3, se casaron, y desde hace un tiempo, habían considerado un viaje sin retorno: dejaron todo en Argentina para cruzar el océano y llegar a asentarse a Barcelona. No había de por medio, tickets de regreso.

Pero cuando la cuenta regresiva ya taladraba las entrañas, se recibió la peor de las noticias: la pandemia por coronavirus había arreciado y se había extendido por el mundo de tal manera, que en las provincias argentinas ya estaba ocasionando cerrojazos. De los aeropuertos y sus conexiones internacionales, ni hablar.

“Ya veníamos proyectando un viaje sin retorno. Nos queríamos instalar en Europa, con fecha de salida el pasado 24 de marzo. Obviamente, nuestro vuelo se canceló y nos tuvimos que quedar en Argentina”, cuenta Lisandro tras conocer que la aerolínea había cancelado de momento, el vuelo con el que pensaban llegar a instalarse en el Viejo Continente.

Según las estimaciones, el viaje no podrá concertarse antes del mes de junio, cuando se podrían reabrir los vuelos intercontinentales. Eso también lo supieron Cristela y Lisandro de manera paralela al caer en cuenta de que, además, su aniversario de bodas (el pasado 01 de abril) no lo pasarían ni en España, ni tampoco juntos.

Y es que las restricciones del gobierno argentino se dirigieron al cierre de las fronteras también internas, y de la visita que Cristela había planeado con su familia a Entre Ríos y Lisandro con los suyos a Corrientes, ya no pudieron regresar. A cada uno le tocó el cierre del paso en sus pueblos de origen, por lo que no pudieron reencontrarse en Buenos Aires para volar, tal como lo habían planeado.

 “Con la particularidad de que días antes habíamos quedado de cada uno visitar a su familia. Pero el gobierno cierra las fronteras y no se puede cruzar de provincia a provincia o de estado a estado. Estoy aquí separado de mi esposa”.

“Mi mujer está en la casa de su madre, también sin poder salir, pero al menos hay tiempo para pasar con la familia”, narra de la manera más optimista, Lisandro.

A partir de entonces, ha surgido la comunicación mediante los medios digitales e incluso, con posteos que les recuerdan fechas especiales de pareja, como aquel del pasado 24 de marzo, donde Cristela Garnier contaba por Instagram lo que ha significado otra dura espera; “Hoy tenía un vuelo programado y era quizás el más especial de todos. Este pasaje sería lejos y sólo de ida, algo para lo que me estuve preparando por mucho tiempo”.

Al final, la espera podría valer la pena porque todo se resume al volar, según Cristela; “Descanso en mis raíces, tomo impulso porque quiero volar alto, muy alto”.

DM

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Sofía es originaria de Guanajuato pero vive en Holanda; hace unos meses fue mamá y ya tenía planeado viajar de regreso con su familia para presentar a la nueva integrante, pero la pandemia no se los permitió

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- Cuando llegue el momento de poder ponerle fecha a los boletos rumbo a México, la hija de Sofía ya será mayor; no de edad, porque seguramente ni siquiera habrá cumplido el año de vida, pero sí dará ‘un estirón’. Lucirá más grande, y entonces, sus abuelos en Guanajuato, podrán conocerle. De paso, le regalarán a Sofía uno de los días más felices de su año.

Desde hace dos años y medio, Sofía se mudó con su novio a Holanda, dejando todo lo que pudiese dejar quien opta por no temerle a los desafíos de la vida. Hace casi cuatro meses fue mamá, y ahora, la pandemia de coronavirus que ha arrasado en el mundo, también le arruinó los planes.

Sofía y su pareja habían acordado viajar a México luego del nacimiento de su hija, con el único fin de que la otra parte de la familia pudiera ‘jalarle los cachetes’ o juguetear con las manos (o cualquiera de esas cosas que hacen las tías y abuelas) ante la emoción de conocer a un nuevo integrante del árbol genealógico. Sin embargo, a partir del 27 de febrero pasado, la oportunidad se desquebrajó… y tendrá que esperar con boletos abiertos de avión.

“Fue realmente triste. Me pesó mucho y ya lloré demasiado porque yo ya me hacía en México y me urgía que mi familia ya abrazara a mi bebé. Nos marcamos todos los días, y yo les marco cuando allá son las 7 de la mañana y mis papás despiertan con un video de la bebé y platican con ella”, cuenta Sofía sobre lo que ocurrió luego de aquel día en el que el gobierno holandés anunció medidas mayores para frenar la expansión del virus. En pocas palabras se cerraba todo: restaurantes, tiendas… y aeropuertos.

Luego vino la travesía de gestionar el cambio o bonificación por los boletos de avión; Sofía fue víctima de la saturación con la que ahora operan distintos servicios de atención a clientes por teléfono. En alguna ocasión tardó más de una hora y 20 minutos en la línea, y sería hasta después, tres días antes de la fecha acordada de vuelo en la que recibirían una respuesta ‘decente’: no habría vuelos pronto y la mejor opción era tener boletos abiertos. Así, tendría que esperar el añorado acogimiento de unos abuelos para con su nueva nietecilla.

“Ahora dejamos nuestros boletos abiertos, pero no sabemos para cuándo. Acá todo puede acabarse en dos meses, pero quizá en México la situación se alargará dos meses y medio más o tres”, señala Sofía, que vio a su madre por última vez durante cinco semanas que le apoyó en el proceso de dar a luz.

Ahora, sólo resta encarar con firmeza el paso del tiempo en medio del caos por el virus, intentando evitar toda posibilidad de contagio que pudiese afectar a su hija… y esperar, esperar y esperar, para cuando las conexiones aéreas vuelvan a la normalidad. Hasta entonces, no habrá pasado el mejor día del año para Sofía; “Ya llegará el momento que nos veamos… cuándo, no sé, pero cuando me confirmen el vuelo será uno de los días más felices de mi año”.

DM

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Un anciano que vivía en un cuarto en mal estado, fue apoyado otorgándole muebles y un techo digno

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

 

Cuca Domínguez

Salamanca.-  La pandemia del COVID-19, evidenció la pobreza en la que la población vive. Uno de ellos es don José Rubén García Hernández, quien habitaba un humilde cuarto con techo en mal estado, no tenía ni para comer.

Pero hoy con aportaciones de la población que le apoyó para instalar un techo digno para no mojarse en este tiempo de lluvias, tener una cama, algunos muebles y electricidad que le suspendieron por falta de pago, se dijo agradecido.

Don Rubén tiene 70 años de edad, nunca se casó; no tiene hijos, vivía hacinado en la parte alta de la vivienda de una de sus hermanas.

Luego de que su caso se hizo público en la redes sociales, Saúl Caudillo, presidente de AVSA, Salmantinos en Acción, asumió el reto de darle a don Rubén mejores condiciones de vida y al ir dando cuenta de las necesidades a través de las redes sociales, la población fue donando y aportando en efectivo o en especie.

 Con la ayuda se logró acondicionarle su cuartito, ahora ya tiene estufa, comedor, muebles para su despensa y ropa, incluso medicamento para la diabetes, hipertensión y asma que le tenían en cama.

 Hoy, el ver mejorado su nivel de vida, le ha dado ánimos; incluso sus benefactores se han comprometido a darle seguimiento y mantener la ayuda de manera constante que se vuelva a afectar.

 El hombre de 70 años de edad, agradeció y bendijo a todas las personas que ayudaron para mejorar su vivienda.

Gracias x su confianza y apoyo dios los bendiga

Posted by Liborio Vazquez on Friday, May 22, 2020

AGRADEZCO LA COOPERACION Y AYUDA DE:ASOCIACIÓN VOLUNTARIA SALMANTINOS EN AVSAELECTRICISTASAYUDANTES PERSONAS QUE DONARONMADERASLAMINAS PINTURAMUEBLESDESPENSAS MEDICAMENTOSTRANSPORTE PARA RECOLECTAR MEDICOSCOMEDOR COMUNITARIO AVSA Y MANO DE OBRA EN GENERAL GRACIAS MUCHAS GRACIAS LO LOGRAMOS TRABAJANDO EN EQUIPO AVSA Y PUBLICO EN GENERAL

Posted by Liborio Vazquez on Friday, May 22, 2020

RC

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario