Manuel Arriaga

Abasolo.- A sus 87 años de edad, Pedro Magdaleno, habitante de la comunidad Estación Abasolo, ha vivido las cuatro inundaciones que se han presentado en esta localidad, en los últimos 100 años. Recordó cómo vivió cerca de 30 días en un albergue, dejando atrás su tierra, su casa, su vida. Él está convencido de que las inundaciones pueden evitarse, pero aseguró que las autoridades no se acercan a dialogar con la comunidad.

El abasolense recordó que la primera gran inundación se registró el 9 de julio del año 2003, siendo la primera vez en la que fueron evacuados de sus viviendas y trasladados a albergues temporales, en la ciudad de Abasolo, teniendo que vivir lejos de su casa y de su vida.

En ese entonces, el gobierno Estatal emitió una declaratoria de desastre natural por la afectación a 45 comunidades, que sumaron en su conjunto 1 mil 087 casas afectadas y 1 mil 143 familias evacuadas, con un aproximado de 5 mil 300 habitantes.

Tras las investigaciones, las autoridades de Protección Civil concluyeron que la causa de esta inundación fue el azolve, sección hidráulica insuficiente y falta de pendiente, en el Río Turbio en la zona de confluencia con el Río Lerma, en los límites de Pénjamo y Abasolo.

En el año 2016, Pedro Magdaleno recordó que se registró La segunda gran inundación ocasionada por lluvias intensas que derivaron el desbordamiento del Río Turbio, drenes y canales, a partir del 23 de Agosto de este mismo año, teniendo que salir de su vivienda por segunda ocasión.

La última inundación la vivió el 28 de Julio de 2018, cuando la lluvia es llevaron al municipio de Abasolo a decretar nuevamente un estado de emergencia, ocasionando el desbordamiento del Río turbio, arroyos, drenes y canales, en una experiencia amarga que esperaron no repetir.

Pedro Magdaleno fue uno de los casi 2 mil abasolenses que tuvieron que dejar su hogar, en las comunidades Paso de la Canoa, Huitzatarito, Santa Cecilia y Estación Abasolo, ante. El desbordamiento del Dren Abasolo y el desbordamiento del Río Turbio.

Rogelio se convirtió en héroe

Rogelio Chávez, de oficio ladrillero y originario de la comunidad El Saucillo, decidió dejar el trabajo y a su familia, para apoyar en la evacuación a los habitantes de las comunidades Huitzatarito, Santa Cecilia y Estación Abasolo, que se vieron afectados con la inundación que comenzó este lunes.

Lograron evacuar a cuatro viviendas, donde los propietarios no perdieron lo poco que tenían, gracias a la acción decidida de este grupo de abasolenses que decidieron actuar, en un momento crítico.

Estas comunidades comenzaron a inundarse cerca de las 2 de la madrugada de este lunes, cuando se registró el desbordamiento del Dren Abasolo, ocasionando la salida de agua hacia las comunidades Santa Cecilia, Estación Abasolo y Huitzatarito.

A través de las redes sociales, Rogelio Chávez se dio cuenta de que necesitaban camiones para evacuar a las personas de estás comunidades y, sin pensarlo, organizó un equipo con seis de sus trabajadores y llegaron hasta este sitio para prestar la ayuda que necesitaban.

Afirmó que llegaron de manera voluntaria, decidieron dejar su trabajo y fuente de sustento, también dejaron a su familia y llegaron hasta la zona siniestradas para ayudar a las familias que lo necesitaban. Como el nivel del agua subía con rapidez, en poco tiempo dejaron de entrar las camionetas, la mayoría de las evacuaciones tuvieron que completarse con camiones de carga, todos particulares, que llegaron hasta este sitio convocados por las redes sociales.

“Somos tabiqueros, miramos en Facebook que ocupaban camionetas, vinimos primero en una camioneta y después nos trajimos el camión, nos llevamos las cosas a un lugar seguro, fuera de la comunidad, estamos trabajando desde las 8 de la mañana y ya para las dos, llevábamos 4 viajes, estamos ayudando a la gente en lo que se pueda”, concluyó el abasolense.