Nayeli García

Irapuato.- El Fideicomiso para el Fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana (FISEC) finalmente fue extinto por el Ayuntamiento de Irapuato a cuatro años de haber sido creado, en donde nunca se pudo concretar una verdadera administración ciudadana del Centro de Integración Policial (CIPOL) y que finalmente derivó en la renuncia de cinco de los siete consejeros ciudadanos.

“Se pensaba que este fideicomiso fuera administrado exclusivamente por particulares, cuestión que nosotros no estuvimos de acuerdo y de ahí se vino una serie de desacuerdos en ese momento, por lo cual se prefirió que mejor el propio Ayuntamiento fuera quién llevara para efecto todos los trámites y de este fidecomiso”, comentó el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez.

El FISEC surgió como parte de la iniciativa ciudadana de la asociación Pro Irapuato encabezados por el empresario Salvador Cayón, quiénes trajeron a Irapuato el modelo chihuahuense de dignificación policial, por lo que después de inaugurar la primera etapa del Centro de Integración Policial (Cipol) en agosto del 2016.

En septiembre del 2017 crear un consejo ciudadano para que administrara 6 millones de pesos que destinó Gobierno del Estado para este proyecto y que se encargara de realizar programas y proyectos para fortalecer la seguridad en Irapuato.

Sin embargo, el dinero nunca se utilizó, pues Salvador Cayón señaló que necesitaban autonomía y libertad para ejercer ese dinero, el cual no habían tocado y que incluso ellos tenían que financiar viajes, capacitaciones y diversas actividades a favor de la seguridad de Irapuato, por lo que ni se incrementaron los recursos y sólo estuvieron generando intereses todos estos años.

Por su parte, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez defendió su postura al señalar que los empresarios no tocaban el dinero porque no querían y que incluso habían solicitado tres millones más para poder operar, lo cual no se podía hacer.

Finalmente, un año después de su creación en el 2018, Eugenio Albo, Salvador Cayón, Gerardo Motibeller, Eliane Hernández, Miguel Armenta, y Mauricio Nassa presentaron su renuncia al consejo, la cual fue reiterada a principios del 2021 y en marzo de este año, se decidió extinguir el fideicomiso y trasferir los 6 millones 461 mil 605.64 pesos al Municipio, para terminar las obras del Cipol.

En la etapa final del Cipol, se habían invertido inicialmente 4 millones de pesos que con el dinero del FISEC se dará por terminado el proyecto final.

El alcalde Ricardo Ortiz comentó que finalmente, lo importante es que el club de los policías quede terminado y ya entonces sí se busque quien lo administre, y corresponderá a la próxima administración ver si puede consolidar un proyecto ciudadano o lo administra directamente la administración municipal.

EZM