Top 5 Vida Pública

A 16 años de la muerte del ‘Papa viajero’, al que le faltó ‘aterrizar’ en Guanajuato

Óscar Jiménez

Guanajuato.- Aunque Guanajuato ha sido considerado uno de los estados más católicos del país, no le tocó ‘cruzar miradas’ con Juan Pablo II, el ‘Papa viajero’, que cumple este viernes 16 años de fallecido.

Fue un 02 de abril de 2005 cuando se comunicó, desde el Palacio Apostólico, de la Ciudad del Vaticano, el fallecimiento del pontífice que había representado los lazos más cercanos de la iglesia católica con México a través de sus cinco ‘giras’ por el país. A pesar de ello, los guanajuatenses que le vieron en alguna de sus pasadas, tuvieron que acudir a otros estados del país, pues Juan Pablo, nunca piso tierra en el Bajío, y solo envió un mensaje desde los aires cuando sobrevoló el Cerro del Cubilete y la ciudad de León.

“En el momento en el que sobrevuelo el territorio de León para dirigirme hacia Guadalajara en mi viaje apostólico, envío mi recuerdo y saludo más cordial (…) muy gustoso habría hecho una visita a vuestra visita tierra, a vosotros, pero las circunstancias no me lo han permitido”, dijo Juan Pablo II, que actualmente tiene una estatua de cobre de 3.5 metros a las afueras de la Catedral de León.

LA TRAVESÍA POR MÉXICO

En su primera visita a México, Juan Pablo II estaría en la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara y Oaxaca, en enero de 1979, donde pronunciaría la luego legendaria frase; “México siempre fiel”.

Pero sería en su segunda visita al país, del 6 al 13 de mayo de 1990, cuando Juan Pablo II estaría más cerca de territorio guanajuatense, al cruzar por las ciudades vecinas de Aguascalientes, San Juan de los Lagos y Zacatecas. También estuvo en la Ciudad de México, Veracruz, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Tabasco y Chiapas.

De aquella segunda estancia en el país se recuerdan dos actos fundamentales: la beatificación de Juan Diego, así como la petición, al entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano, que se habían roto desde 1858 y por lo que en las primeras visitas el papa fue recibido como ‘visitante distinguido’ y no como ‘jefe de estado’ en el país.

Las últimas tres visitas de Juan Pablo II resultaron más enfocadas a ciertos lugares del país, como Yucatán y la Ciudad de México. Sin embargo, en su quinta visita tuvo otra breve relación con Guanajuato, tras encontrarse por primera vez, con una política ‘diferente’ al comando nacional, pues el PAN -opositor-, con Vicente Fox Quesada, había llegado al poder.

Antes, Fox había realizado gran parte de su participación política en Guanajuato, como diputado federal en 1988 o posteriormente, incluso, como gobernador de la entidad tras las elecciones extraordinarias de 1995 que le dieron el triunfo antes de llegar a convertirse en el presidente de México. En la última visita de Karol Wojtyla, destacó la presencia de Vicente Fox y Marta Sahagún (no reconocida por la iglesia como esposa del presidente) quienes en todo momento acompañaron al pontífice. Incluso, al recibirle en el aeropuerto, el entonces presidente de México ofreció un discurso político… pero también, se arrodilló frente al papa y besó el anillo papal, lo que no fue bien recibido por un sector de la población que dejaba entredicho las condiciones del estado laico. Al final, sería Fox, la última relación ‘política’ con Juan Pablo II.

Te podría interesar:

SZ

Related posts