Manuel Arriaga

Estado.- En Guanajuato existe una sobreexplotación de las aguas subterráneas que se refleja en el déficit que sufren 19 de los 20 acuíferos de la entidad.

De éstos, cada año se obtienes 1.5 billones de metros cúbicos de agua, producto de la extracción para uso industrial, doméstico y para la agricultura, así se refleja en el programa Estatal Hidráulico de Guanajuato, desarrollado de manera conjunta entre el Gobierno del Estado, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Asociación Civil Colmern.

Solamente un acuífero no se encuentra en números rojos, se trata del ubicado en la zona más remota del estado, en los municipios de Atarjea y Xichú.

Más del 70% de esta agua se utiliza para uso agrícola, por lo que se convierte esta actividad en la que más agua consume en el estado de Guanajuato.

El estudio demuestra que el acuífero más sobre explotado de Guanajuato es el Irapuato-Valle, donde el balance se ubica en los -331,533.96 miles de metros cúbicos; seguido por el acuífero Valle de Celaya, donde la sobre explotación se ubica en los -204,880.66 miles de metros cúbicos; el acuífero Pénjamo-Abasolo se encuentra en tercer lugar, con un déficit de -178,034.83 miles de metros cúbicos.

El acuífero Silao-Romita es el cuarto más sobre explotado del Estado, con un déficit de -140,184.68 miles de metros cúbicos; seguido en la quinta posición por el acuífero Cuenca Alta del Río Laja, con un déficit de -119,610.87; el sexto acuífero más sobre explotado de la entidad es el Ciénega Prieta-Moroleón, con un déficit de 113,688.14; seguido por el acuífero Laguna Seca con un déficit de -74,277.43 miles de metros cúbicos.

El octavo acuífero más sobre explotado es el Salvatierra-Acámbaro, con un déficit de -60,654.08miles de metros cúbicos; seguido por el acuífero doctor Mora-San José Iturbide que presenta un déficit de -57,617.28 miles de metros cúbicos; el acuífero La Muralla con un déficit de -51,145.99; el acuífero valle de león con un déficit de -49,596.74 miles de metros cúbicos; seguido por el acuífero río turbio que presenta un déficit de -38,912.34.

El decimotercer acuífero más sobreexplotado del estado, es el de Jaral de Berritos-Villa de Reyes, con un déficit de -28,899.84 miles de metros cúbicos; seguido por Santa María del Río que presenta un déficit -26,285.78 miles de metros cúbicos; seguido por el acuífero Valle de Acámbaro con un déficit de -25,234.37 miles de metros cúbicos; el acuífero San Miguel de Allende con un déficit de -20,938.50 miles de metros cúbicos; Lago de Cuitzeo, con un déficit de -11,469.65 miles de metros cúbicos; Valle de la Cuevita con un déficit de -6,640.00 miles de metros cúbicos y el acuífero de Ocampo con un déficit de -5,867.93, miles de metros cúbicos.

De acuerdo al estudio, el acuífero Xichú-Atarjeta es el único del Estado de Guanajuato que recibe recarga superiores a sus extracciones de agua, donde existe una disponibilidad de 200.01 miles de metros cúbicos de agua.

De estos volúmenes, el 71.11% del agua extraída del subsuelo se encuentra concesionada para el uso agrícola, el 14.08% está concesionada para uso industrial, el 1.66% está concesionado a para uso público urbano, mientras que el 13.16%, se encuentra concesionado para servicios y otros.

Los acuíferos que mayor oferta de agua superficial tienen son: Irapuato-Valle, Pénjamo-Abasolo y Valle de Celaya; mientras que mayor oferta de agua subterránea poseen son: Irapuato-Valle, Valle de Celaya y Silao-Romita.

Respecto a los volúmenes concesionados en el Estado de Guanajuato; de acuerdo con la Conagua se tiene un volumen concesionado total de 4,556.50 millones de m3, de los cuales el 31.16% corresponde a aguas superficiales y el 68.84% restante a aguas subterráneas.