Hace 8 años comenzó esta historia que escribimos día con día en las páginas de las personas con discapacidad en Guanajuato. En esos momentos, el tema presentaba importantes retos para una sociedad caracterizada por el espíritu de lucha y de actitud hacia adelante.

Fue en el mes de diciembre de hace 8 años, cuando se proyectó la perspectiva de una realidad que hoy en día podemos apreciar: una política pública transversal, con participación y suma de esfuerzos de la sociedad en general en donde autoridades y ciudadanía, coordinan acciones.

Una realidad en la que se visibiliza y se pone el tema en la agenda social, en la agenda pública, en donde se toman las decisiones de orden general.

Y de esta manera somos testigos de que el tema de discapacidad está plasmado en el plan 20-40 el cual marca la planeación para el desarrollo de Guanajuato con miras a los próximos 20 años. Una acción en la que la propia sociedad tomó parte activa y protagonista, nada de nosotros sin nosotros, señala un pronunciamiento que aglutina al colectivo.

En retrospectiva podemos afirmar que los días no han sido fáciles, pero sin duda que, de la mano de la sociedad, hay un antes y un después desde el establecimiento de la política pública estatal que dio creación al Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad.

Hemos arrastrado el lápiz con diversos actores de esta sociedad, con agrupaciones, con las propias personas con discapacidad. Realizamos esfuerzos conjuntamente con las autoridades municipales en temas como la movilidad y la rehabilitación de las personas en condición de discapacidad a lo largo y ancho del territorio estatal.

Este gobierno tiene en la innovación una base fundamental de sus políticas públicas en donde se privilegia al beneficiario como eje central de las acciones con perspectiva incluyente.

De la misma manera en temas como la incorporación de la perspectiva de discapacidad en el quehacer gubernamental. Acciones estratégicas implementadas por la dependencia en favor de la incorporación de las personas con discapacidad en diferentes ámbitos. Incorporación en centros laborales, transporte, centros de rehabilitación, atención médica, credencialización, entre otros.

La Ley estatal que establece los lineamientos de la política pública en materia de atención a este sector de la sociedad, hoy nos permite ver con rostro, con nombre y apellido, los avances de sus acciones en estos 8 años y podemos referirnos a mujeres y hombres que nos inspiran.

Los retos son diversos. Fortalecer y consolidar el acercamiento de estas acciones a personas con discapacidad en el ámbito rural es uno de ellos. La tarea es de  todos y todas: sociedad, familia, autoridades, hagamos equipo para que esto suceda. Hasta la próximo.