Opinión Yerbamala

1.- De tinta rojo marrón

El poder de las grillas con cargas de rumores y chismes en la práctica política es veneno puro, pero en las elecciones podría resultar vital para las decisiones. En Guanajuato, en Morena se viene manoseando la idea de que triunfaron los susurradores, razón por la cual el presidente nacional del partido, Mario Delgado Carrillo, quería saber de la pérdida de once planillas rechazadas por el IEEG; de la división entre los grupos y la marginación de Ricardo Sheffield y su grupo, al que sólo le dejaron León.

Se proyectó para ello el “show de la unidad” en La Zapatera, antier sábado, en la Exhacienda de Cantera. Pero algo grave sucedió, porque Mario Delgado envió el mensaje de que no llegaría por causa de fuerza mayor a la reunión y apareció donde lo aguardaba el minado candidato por la alcaldía, Ricardo Sheffield. Los que esperaban al líder se molestaron al ver la foto del día: la pareja transitando por León. Los olvidados: senadoras Martha Lucía Micher y Antares Vázquez; la líder local Alma Alcaraz y los diputados locales Ernesto Prieto y Raúl Márquez.

Se soltaron entonces los secretos a voces de parte del grupo Profeco, lo que posiblemente conocía de oídas Mario y se lo pusieron en charola de plata: su delegado Oscar Novella, Ernesto Prieto y seguidores, reventaron la alianza para apropiarse de las candidaturas; eliminar al grupo de Sheffield, que podía ganar posiciones, sustituyéndoles por otros que no pasarán de ornato electoral; y claro, las fallas en los registros, pues Prieto ordenaba a su representante en el IEEG, Magaly Segoviano Alonso, cambiar gente en las planillas. Trascendió que ella, por ese servicio, fue premiada con candidatura en el distrito VIII local.

2.- Priistas en su jugo

Un grupo de priistas, la mayoría mujeres de la vieja guardia, que en otros tiempos usufructuaron posiciones y candidaturas, se han manifestado en contra de la decisión de su presidente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, por nominar a la dirigente estatal Ruth Tiscareño como candidata a una diputación plurinominal local, siendo foránea y no reconociéndole la residencia legal.

Sabedoras de cómo se toman las decisiones, señalan que impugnarán la determinación y “se movilizarán”, aunque no se sabe si lo harán ante el CEN, de donde salió el acuerdo firmado. En la jugada, hábilmente se proponen sustitutas o se autoproponen. Hasta para Lupita Velázquez, a quien acogió la propia dirigente estatal en el CDE y que tomó cercanía con el moreno Marcelino Trejo, proponen para el privilegio.

Más allá de la decisión del CEN, cierto es que la disputa sobre la legitimidad de la candidatura para Ruth Tiscareño también pasa sobre la legitimidad de quienes demandan su caída. El fondo de la decisión de Alito es muy claro: no les tiene confianza, ni para dirigir al partido o al grupo en el Congreso. A Ruth si, por algo será. En todo caso, este lunes es de definiciones.

3.- Salvajismo no

Un peligroso camino ha comenzado a recorrer Morena en este proceso electoral, lejano a la institucionalidad y el respeto al Estado de Derecho, haciendo de la toma de calles y la violencia –justificándola como redentora- el modo de obtener sus objetivos y ampliar su poder.

Su abanderado para el gobierno de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, con adeudos pendientes por presuntos abusos sexuales, amenazó que si no es candidato, no habrá elecciones en su estado, a pesar de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó la base de la suspensión del INE a su candidatura: Salgado no informó sobre sus gastos de precampaña. El tribunal, jaqueado, pidió revisar la dureza de la sanción y fundarla a profundidad. Lo inaceptable es la amenaza.

Lo mismo podríamos decir de lo que está pasando en Guanajuato, donde brigadistas de Morena acosan ciudadanos y dañan propaganda de otros partidos, como sucedió en una gira de su candidato en Silao, Carlos García Villaseñor, donde en su presencia y ante su mirada, vandalizaron propaganda del candidato Alejandro Peña Gallo, en propiedad privada. Lo consintió. Lo extraordinario de este tipo de gamberrismo, es que, al parecer, la propia campaña de García Villaseñor, coordinada por el expanista Rogelio Santoyo, difundió el acto en video, a pesar de ser delito electoral. Este lunes, se avisa en el PAN, se presentará denuncia ante la FEPADE por los hechos.

También preocupa lo sucedido en Tierra Blanca, donde fue rescatado por la policía local el alcalde de aquel municipio, Pedro Pueblito, a nada de ser linchado por habitantes de la comunidad de Cerro Colorado: incumplió promesas de pavimentación. En muy lamentable la falta de palabra del edil, pero nada justifica la violencia. Pueblito, al final rectificó y hará la calle, no quiere arriesgarse a otra zurra popular.

De la Valija. Mover el abanico  

Si los registros de candidaturas no son cuestión científica, sino un simple ejercicio de seguir un “machote” o formato y, lo fundamental, no pasarse de listos, resulta que Morena y varios partidos, fallaron en el proceso, incluso el considerado “infalible” PAN, porque olvidaron desde la nomenclatura que la candidatura consecutiva es la prédica Juanga: “en el mismo lugar y con la misma gente”; pero, para hacer el favor al elegido del gobierno estatal, Aldo Márquez Becerra, lo pusieron en el  distrito local VII donde le tocaba a Rolando Alcantar, enviado al IV.

Y no fue la iluminación divina sino el personal del Instituto Electoral del Estado (IEEG), quienes informaron al representante del PAN ante el ente y su dirigente estatal, Eduardo López Mares, que para poder seguir en la fiesta, deben acordarse como se mueve el abanico. Y ni modo, de volada hicieron cuatro movimientos, empezando con dos enroques para que las aguas tomaran su nivel; Rolando regresó al VII para la posible reelección y Aldo Márquez salió a debutar en el V, complicado.

Contra retrato

Benjamín Castillo Plascencia

Sujeto del Derecho Canónico, conoce muy bien de normas y del efecto de aplicar las leyes, por el orden y la sana convivencia. Seguramente el prelado previendo consecuencias, adelantó a los partidos políticos, en especial a Morena, no demeritar al organismo electoral local por la cancelación de registros de sus planillas para la competencia.

Benjamín Castillo Plascencia, obispo de la Diócesis de Celaya, quien fuera obispo de Tabasco durante 7 largos años, tiene experiencia vasta sobre las movilizaciones callejeras, antes de la “aplicación de la justicia electoral”. Pidió a quienes recibieron el rechazo de sus candidaturas por no hacer bien las cosas, que respeten las reglas.

Como una especie de guiño a la fanaticada política el dignatario de la iglesia católica, Castillo Plascencia, hizo hincapié que la situación no es exclusiva de Celaya y Guanajuato, sino del orden nacional; Morena ha tenido problemas con los registros.

Otras noticias