Vecinos alerta en el Temezcuitate

0
COMPARTIR

Con sus propios recursos, instalan circuito de vigilancia que abarca 1.5 kilómetros

Karen Bruno

GUANAJUATO, Gto.- Hace cuatro años los vecinos del callejón Temezcuitate decidieron organizarse para protegerse contra la delincuencia y la inseguridad. Argumentan que Policía municipal  pasaba poco por la zona, que se estaba convirtiendo en un foco rojo.

“Nos ha traído muchos beneficios, la seguridad es el primero y el más importante, pero también el hecho de socializar, de volver a tomar los callejones, de conocernos”

Cristina Rodríguez, Iniciadora del sistema

Juan Omar Palafox y Cristina Rodríguez Romero, iniciaron entonces el proyecto ‘Vecino vigilante’. Refirieron a correo, que el principal problema que enfrentaron para desarrollar el sistema, fue la falta de confianza de los vecinos, ya que no se conocían muy bien pese a tener mucho tiempo viviendo en el callejón.

“Pasamos puerta por puerta Omar y yo a platicarles del proyecto, algunos se integraron de inmediato pero a otros les costó un poco más de tiempo y trabajo confiar en nosotros,  pues no sabían quiénes éramos ni qué estábamos haciendo. Entendimos esa parte porque no le sueltas dinero a cualquier persona”, refirió Cristina.

Relataron que tras convencer a algunas personas, su primera estrategia de alerta consistió en repartir silbatos. Comenzaron distribuyendo 72 entre los que entonces integraban el grupo. La dinámica implicaba que cuando alguien se encontraba en una situación de riesgo, hacía sonar el silbato y los demás llamaban a la Policía y debían salir en auxilio del afectado.

Te podría interesar:  Ya investigan gastos excesivos de exediles

Crece la red

Juan Omar señaló que al ver que el sistema funcionaba, más personas se sumaron a la iniciativa. Fue entonces cuando decidieron invitar a vecinos de otros callejones para que la red creciera, y poder recaudar fondos para instalar cámaras de seguridad.

“No importa que tuviéramos que vender gelatinas, arroz con leche o hasta pasteles, el propósito era el compromiso, la unión y las ganas de crear nuestra propia vigilancia para entre todos cuidarnos. Esto se ha logrado gracias a la organización que hemos tenido”, detalló Palafox.

Actualmente suman nueve los callejones involucrados: Temezcuitate, San Juan Bautista, Ciudadela, Santo Niño, El Chan, Peñaranda, Gusano, Plateros y parte de la Panorámica, con un total de 29 cámaras instaladas; 14 de ellas fueron compradas por los ciudadanos, 15 pertenecen a particulares que se unieron al plan.

Cuentan además con seis torretas y seis sirenas ubicadas en puntos estratégicos, que sólo ellos conocen. El sistema de seguridad integral abarca 1.5 kilómetros.

“No importa que tuviéramos que vender gelatinas, arroz con leche o hasta pasteles, el propósito era el compromiso, la unión y las ganas de crear nuestra propia vigilancia para entre todos cuidarnos”

Juan Omar Palafox, Iniciador del sistema

La lucha no para

Ambos señalan que desde su implementación los actos delictivos han disminuido considerablemente, situación que les satisface. Sin embargo, enfatizaron que  seguirán luchando para que su proyecto no decaiga.

Apoyo en las nuevas tecnologías

Juan Omar Palafox, recordó que al inicio del proyecto reunieron todos los correos electrónicos de los vecinos. Después se comunicaban a través de la red social Facebook en un grupo llamado ‘Vecino alerta’, donde organizaban las reuniones y otros eventos.

Te podría interesar:  Piden alumbrado para Las Teresas

Actualmente tienen un grupo de Whatsapp denominado ‘Alerta roja’, que incluye a aquéllos que cuentan con la aplicación, y les sirve “para reportar algún delito cometido en contra de algún vecino o a una casa habitación, todos saben que se usa cuando se activen las alarmas de auxilio”.

Detalló que la persona que active la alarma está obligada a proporcionar datos sobre el sospechoso detectado, para que pueda ser identificado, como vestimenta, color de tez, complexión, posibles señas particulares, e informar hacia dónde se dirige.

Enseguida, los vecinos deben encender las luces exteriores y del interior de sus viviendas, como señal de que están enterados de que algo pasa y así brindar auxilio.

Palafox señaló que las torretas se encienden en situaciones de alto peligro y están a cargo de vecinos que tienen los controles, distribuidos de forma estratégica.

“Son seis controles, distribuidos en lugares específicos y estratégicos donde detectamos que se cometían más actos delictivos, por tanto, si una persona está en peligro, los vecinos automáticamente encienden las torretas y comienza nuestro operativo de búsqueda y protección del vecino”, concluyó.

Beneficios extra

Cristina Rodríguez mencionó que esta estrategia no sólo sirvió para coordinarse en materia de seguridad, sino también para conocerse entre ellos. Incluso organizan convivencias para dialogar, donde cada vecino lleva algo para comer o beber. También se reúnen para limpiar el callejón todas las mañanas.

“Nos ha traído muchos beneficios, la seguridad es el primero y el más importante, pero también el hecho de socializar, de volver a tomar los callejones, de conocernos, de tener esa confianza de saber que si necesito algo o me pasa algo mi vecino me va a auxiliar y no me va a decir que no”, mencionó Cristina.