Serpientes y Escaleras

0
COMPARTIR

Empeoran seguridad y burocracia en CDMX

Los habitantes de la Ciudad de México y su zona Metropolitana del Estado de México se sienten más ‘insatisfechos’ con la seguridad en sus colonias, la eficiencia en sus delegaciones y municipios y con el servicio de transporte que utilizan, al mismo tiempo que perciben un deterioro en el concepto de la ‘solidaridad ciudadana’ en su comunidad. De hecho, los habitantes de la metrópoli reprueban el desempeño de las autoridades en esos rubros y perciben un incremento mayor de la inseguridad, ineficiencia gubernamental y la mala calidad del transporte en el último año (2016) que en los últimos tres años.

Así se resume el estudio ¿Cómo vamos Ciudad de México?, elaborado por ‘El Universal’, universidades y organizaciones de la sociedad civil, que anoche se presentó en su quinta edición y que mide, a través de encuestas realizadas a población abierta en las 16 delegaciones de la CDMX y 52 municipios del Estado de México, la calidad de vida de los habitantes de la Megalópolis, en rubros como la calidad de la vivienda, el empleo, el servicio de energía, la educación, el agua potable, los servicios de salud, drenaje y alumbrado público, además de los referidos servicios de transporte público, eficiencia de delegaciones y municipios y seguridad.

Los resultados de este estudio, que se realiza cada año, desde 2013, fueron presentados anoche en un evento que encabezó en Polanco el presidente ejecutivo y del Consejo de Administración de ‘El  Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz, y al que asistieron, para conocer las calificaciones de los ciudadanos y la percepción sobre sus gobiernos, el jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, y el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, así como dirigentes políticos, congresistas y líderes de organizaciones civiles.

Los únicos rubros en los que los capitalinos y mexiquenses percibieron algún tipo de mejoría en 2016, en relación con los tres últimos años, fueron la calidad de la vivienda que habita, donde calificaron con 4.13 —en escala del 1 al 5, donde 1 es ‘muy insatisfecho’ y 5 ‘muy satisfecho’— y se dijeron satisfechos con sus viviendas, por encima del 3.97 registrado en 2015 y el 4.05 del 2013. Sobre su empleo actual, también mejoró la satisfacción, al calificarlo con 4.09, igual que el servicio de energía, que tuvo una ligera mejoría de décimas de punto en el año anterior y los servicios de agua potable y salud que también mejoraron su satisfacción con 3.43 y 3.27 respectivamente, mientras que la educación en universidades y preparatorias se mantuvo en el mismo nivel de calificación que en 2015 con 3.53 de satisfacción en la citada escala.

De los 13 rubros que se miden en las encuestas con la pregunta ‘¿Qué tan satisfecho se siente?’, los peores calificados y que retrocedieron más en relación con los tres últimos años en que se realizó esta medición fueron precisamente la seguridad en las colonias, la eficiencia de las oficinas de gobierno delegacional y municipal y los servicios de alcantarillado, mientras que el transporte, si bien mostró una ligera mejoría de 5 décimas de punto con relación al año pasado, su calificación de 3, es apenas satisfactoria.

Tras presentarse esos resultados, tanto Mancera como Eruviel Ávila reconocieron que, si bien ha mejorado la coordinación y el trabajo conjunto en la metrópoli, y hay rubros que registran una mejoría en la percepción ciudadana, la seguridad es el principal reto que enfrentan sus administraciones.

Eruviel aprovechó el foro para despedirse de estos ejercicios en los que ha participado desde 2013, ante la próxima terminación de su gobierno el 14 de septiembre, pero se comprometió a que “desde cualquier trinchera donde me toque estar (después de la gubernatura) seguiré apoyando los esfuerzos por mejorar la calidad de vida y la construcción de ciudadanía activa en esta gran metrópoli”, dijo el gobernador de quien se menciona una posible incorporación al gabinete federal al terminar su sexenio.

Mientras tanto Mancera reconoció la complejidad de los retos comunes que tienen la Ciudad y los municipios conurbados y, al referirse a la baja calificación en el tema de seguridad, mencionó el argumento que, desde la Conferencia Nacional de Gobernadores, que actualmente preside, ha empujado para explicar el agravamiento de los índices delictivos en la ciudad: “las fallas en algunos rubros del Sistema Penal Acusatorio que tenemos que revisar y modificar”, dijo el gobernante capitalino.

En su mensaje, el licenciado Ealy Ortiz dijo que tanto el país como la metrópoli “viven tiempos difíciles, momentos de adversidad” que se reflejan en “indicadores preocupantes de seguridad y economía en varias regiones del país”, y aunque reconoció que es difícil pedir unidad “cuando hay una disputa de poder”, el presidente de ‘El Universal’ reiteró su llamado a que sólo con “cohesión y trabajo conjunto entre sociedad y gobierno” se podrán superar estos “tiempos difíciles”.