Reino Unido, entre dos rupturas

0
COMPARTIR
Fotografía: archivo

A punto de iniciar el Brexit, gobierno escocés anuncia que busca otro referéndum independentista

AFP 

LONDRES, Reino Unido.- El Reino Unido negociará la ruptura con su principal aliado, la Unión Europea (UE), con su integridad territorial en entredicho, después de que el gobierno escocés anunciara ayer que buscará otro referéndum de independencia.

Casi 9 meses después de que los británicos decidieran abandonar la UE en el referéndum del 23 de junio, hartos de la inmigración -según la lectura que hizo el gobierno de Theresa May-, el Parlamento aprobó definitivamente la ley para iniciar la ruptura.

Publicidad

Por el camino se quedaron las dos enmiendas que los Lores habían adjuntado al proyecto de ley: respeto a los derechos de los europeos residentes en el Reino Unido y a la votación del Parlamento sobre el acuerdo de divorcio final.

May está ya en disposición de notificar la salida a sus socios europeos, pero un portavoz gubernamental recordó que la primer ministra se dio hasta fin de mes para hacerlo.

Entre tanto, se le abrió un nuevo frente. La jefa del gobierno regional escocés, la nacionalista Nicola Sturgeon, anunció que solicitará permiso al parlamento regional para convocar un nuevo referéndum de independencia del Reino Unido.

“La semana que viene buscaré la autorización del parlamento para llegar a un acuerdo con el gobierno británico” para este referéndum, afirmó Sturgeon, con la idea de celebrarlo entre el otoño de 2018 y la primavera de 2019.

Te podría interesar:  Hacienda anuncia nuevo recorte presupuestal

Y es que, apuntó, el Reino Unido no está teniendo en cuenta las necesidades de Escocia en el Brexit.

Acusan ‘politiqueo’de Nicola Sturgeon

May tiene que dar su acuerdo al referéndum. En su primera reacción, no dijo que lo frenaría, pero recordó a los nacionalistas escoceses que ‘la política no es un juego’.

La demanda de un referéndum “es profundamente lamentable y coloca a Escocia en un camino de mayor incertidumbre y división”, añadió May, “las evidencias muestran que la mayoría del pueblo escocés no quiere un segundo referéndum de independencia”.

“En vez de hacer ‘politiqueo’ con el futuro de nuestro país, el gobierno escocés debería concentrarse en gobernar bien y ofrecer buenos servicios públicos”, subrayó.

Para Sturgeon, sin embargo, no hay opción. “No es sólo nuestra relación con Europa la que está en juego, lo que está en juego es qué clase de país seremos”, dijo en un discurso en Edimburgo.
Además, advirtió a Londres que no puede frenar el referéndum: “El mandato del gobierno escocés para ofrecer este paso está fuera de toda duda”.