Prende ‘focos rojos’ la ‘ordeña’ en Tula

0
COMPARTIR
La refinería Miguel Hidalgo de Tula, Hidalgo, procesa el 24% del crudo que se produce en México. Fotografía: Cuartoscuro

Aumentaron las tomas en Hidalgo (155%), Querétaro (70.6%) y Edomex (107%)

Agencia Reforma 

CDMX.- El robo de hidrocarburo prendió focos rojos en las inmediaciones de la refinería Miguel Hidalgo de Tula, Hidalgo, y en zonas contiguas de Querétaro y el Estado de México.

De la refinería de Tula se envían a distintos puntos del centro del país gasolina magna, diésel y diésel Uba.

Publicidad

El poliducto bidireccional que parte de Tula y tiene como destino a Salamanca cuenta con 240 kilómetros de longitud y transporta 38 mil barriles diarios de producto.
La ‘ordeña’ a ese ducto, que pasa por Querétaro y el Estado de México, se disparó en este año.

De enero a mayo de 2016 las autoridades federales localizaron en Hidalgo 136 tomas clandestinas. En el mismo periodo de este año la cifra se disparó a 347, un incremento de 155%.

En el caso de Querétaro, Pemex reportó 68 tomas ilegales en ductos en los primeros cinco meses de 2016 , cifra que escaló a 116 este año (70.6% más).

En tanto, en el Edomex fueron localizadas 176 tomas clandestinas en el mismo periodo el año pasado y en 2017 sumaron 365 (107% más).

Impunidad, clave

Grupo Reforma publicó que en terrenos de la empresa Construcciones Industriales Tapia, contratista de Pemex y ubicada frente a la refinería de Tula, fue localizada una toma irregular de hidrocarburos.

Te podría interesar:  Tiene Salamanca mañana sangrienta; encuentran tres ejecutados al lado de carreteras

La proveedora está vinculada al alcalde priista de Tula, Ismael Gadoth Tapia, de acuerdo con pobladores de la localidad.

En las últimas semanas se han registrado emboscadas a policías estatales y un alza en la presencia de ‘huachicoleros’ que venden el combustible en el corredor Tula-Tepeji.

El Ayuntamiento de Tula tiene ubicadas las comunidades de Santa Ana y Bominzha como foco rojo en el robo de hidrocarburos e incluso han alertado a las autoridades estatales y federales sobre los riesgos para la seguridad de las personas.

“La expansión de este ilícito a lugares donde no teníamos ese problema tan focalizado se debe a la impunidad, a que no es castigado este delito, a que es un gran negocio”, recriminó Francisco Rivas, director del Observatorio Ciudadano.