Prefieren no saber de muerte de su hijo

1
COMPARTIR
La familia del ahora occiso es de extracto social humilde y se siente menos para cuestionar a una institución gubernamental. Foto: Correo

El 17 de marzo el joven Salvador fue presuntamente levantado por militares

Redacción

IRAPUATO, Gto.- A un mes de la desaparición y el hallazgo sin vida del joven Salvador Cárdenas Fuentes, la familia aseguró que no es de su interés buscar o continuar con alguna lucha para esclarecer la muerte de su hijo,  “son ellos mismos de gobierno, nosotros ¿qué podemos hacer?; ya no queremos nada, es doloroso continuar con esto, lo que queríamos era que apareciera con vida y no se pudo”, comentó su madre.

Salvador Cárdenas Fuentes, presuntamente fue levantado por militares el pasado 17 de marzo en la comunidad Rancho Nuevo del Llanito, una semana después, fue encoentrado sin vida; sus familiares le dieron sepultura en los últimos días del mes de marzo.

Familiares  indicaron que autoridades confirmaron el hallazgo del joven, cuyo cuerpo se localizó el pasado 24 de marzo con huellas de violencia sobre la carretera Salamanca-Irapuato, sin embargo externaron que no quieren saber más del tema, ya que al hacer público dicha situación tenían la esperanza de encontrarlo con vida.

Su madre relató que personal de la Subprocuraduría de Justicia, llamaron al padre de Salvador para darle la noticia de la aparición de su hijo, sin embargo, aunque no en las condiciones que esperaban, pues tuvieron que identificar su cadáver para después darle cristiana sepultura.

Te podría interesar:  Balean a uno en 'La Pérdida'

El caso continúa abierto, pues aunque el joven apareció sin vida, tras el expediente abierto por oficio por la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos en Guanajuato, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se encuentra dando seguimiento al caso para esclarecer la desaparición y la posible participación de los funcionarios públicos adscritos a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Familiares de Salvador, aseguraron que tras sepultar al joven, sobre quién se lo llevó y privo de la vida  “ya no importa, si fueron militares o no”, pues aunque desconocen los motivos  y quién sustrajo al joven, para la familia Cárdenas Fuentes este dato “ya no es relevante”, afirman.

La familia vive con la pena de haber perdido a su ser querido a lo cual ya se resignan.

Así sucedieron los hechos

De acuerdo a los informes emitidos por testigos y autoridades, la desaparición del joven ocurrió el 17 de marzo del 2017 minutos antes de las siete de la noche, cuando el joven de 20 años se dirigía  en compañía de dos familiares a la comunidad de La Calera, ubicada -pie tierra- a unos 15 minutos de la comunidad Rancho Nuevo de Llanito, lugar del cual era originario.

Testigos informaron que los jóvenes fueron interceptados por camionetas del Ejército Mexicano, mismos que abordaron a Salvador a una camioneta Jeep color verde y se lo llevaron, sus acompañantes lograron escapar. Desde ese momento, familiares iniciaron la búsqueda del joven; el 19 de marzo, la madre del joven interpuso una denuncia ante el Ministerio Público por  la desaparición de Cárdenas Fuentes, dando inicio a la investigación que se sigue bajo la carpeta 27956/17.

Al mismo tiempo, bajo el expediente de queja 83/17-B La Subprocuraduría de los Derechos Humanos  Zona B, la cual debido a que se trata de una acusación en la que participan autoridades de nivel federal, pasó a la CNDH, instancia que sigue el proceso de investigación.

  • T. Trueno

    El Ejército no usa vehículos jeep; ni las unidades son de color verde. ¿Acaso no saben que hay malandros que se disfrazan para cometer sus fechorías? Ah, pero vende más la idea de culpar a las instituciones.

    Que irresponsabilidad.