Pólvora e infiernitos

0
COMPARTIR

EL ZAPOTILLO: LENTO, MÁS LENTO…

UNA ETERNIDAD. Cuánto tiempo se tardaron las autoridades en confirmar lo que era un secreto a voces: que la obra de la Presa El Zapotillo acumula un enorme retraso y que la empresa Abengoa no ha demostrado capacidad operativa para salir adelante con el paquete.

POSTURA. Ayer, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León, emitió un comunicado que no deja muy claros los tiempos de la obra y si ésta se concluirá en este sexenio como han pregonado las autoridades pero sí evidencia una multitud de problemas que ponen en gris oscuro su futuro.

PALABRAS. ‘Por diversas circunstancias, desde hace más de un año no ha habido flujo de efectivo al proyecto; de ahí que la Conagua está proponiendo un procedimiento para restablecer la disposición de recursos para El Acueducto el Zapotillo, a fin de que éste continúe a un ritmo más acelerado’.

Publicidad

CLAVE. ‘El procedimiento de restablecimiento de recursos implica una serie de gestiones interinstitucionales, a la par de comprobaciones a realizar por la ejecutora de la obra, Concesionaria Acueducto el Zapotillo (CAZ)’, señala el documento en su parte medular.

CASI NADA. El dato más inquietante y que hasta ahora no se había dado con esa crudeza es el del avance de la obra dado a conocer en la sesión del consejo de SAPAL. ‘Colocación de tubería: 2 kilómetros, de un total de 140, en el Acueducto; y de 4 kilómetros, de 44 en total, en el macrocircuito distribuidor; sobre verificaciones con proveedores de suministro de material, del cual se tienen 40 kilómetros liberados (27 fabricados y 13 en proceso)’.

A PAGAR. Un dato adicional: que SAPAL deberá cubrir 211 millones de pesos por el retraso y reprogramación de la obra. No se explica por qué la paramunicipal debe cubrir ese monto por una causa imputable a la empresa responsable de la obra.

DE ENTRADA. El problema es que se tiene que hacer una gestión de restablecimiento de recursos para que las obras vuelvan a acelerarse. En el origen de todo este asunto no debe ser ajena la anunciada quiebra de la empresa Abengoa, matriz de la que es responsable de la obra.

PANORAMA OSCURO. La autoridad siempre negó que la quiebra supusiera un daño colateral a El Zapotillo. La realidad es que hoy la obra sigue estancada después de un par de años en los que el gobierno no ha sido lo suficientemente clara en torno a los obstáculos que se han tenido que vencer.

PLEGARIA. El punto es saber si la obra estará lista como se comprometió, antes de que concluya el sexenio. Hoy, el atorón parece más serio de lo que se pensaba. ¿Es mucho pedir claridad ahora que se ve todo más incierto?

RAÚL VILLEGAS, DESLINDES Y EVASIONES

INTERROGANTES. Muchas cosas en el aire quedan tras ver las primeras reacciones de la jerarquía de la Iglesia Católica en León e Irapuato respecto al caso del sacerdote Raúl Villegas exvocero de la arquidiócesis de León quien está bajo proceso acusado de presunto abuso de dos menores.

HECHOS. Ayer, la Arquidiócesis de León informó que en esta jurisdicción se le inhabilitó tras perder una denuncia por paternidad, por lo que no les incumbe lo que haya pasado en Irapuato pues él se fue a vivir con su familia a esa ciudad.

YO NO FUI… Mientras tanto, el obispo Jesús Martínez Zepeda dijo que tampoco le corresponde a la diócesis que él encabeza e incluso advierte que el caso le corresponde a la Secretaría de Educación que es la que revisa los colegios privados.

EN EL ‘OJO DEL HURACÁN’. Resulta curioso que un colegio privado en Irapuato no conociera los antecedentes de Villegas Chávez siendo como fue, su caso, público y ampliamente conocido por la denuncia de paternidad que enfrentó.

CONTEXTO. Villegas no fue tampoco un sacerdote cualquiera. Era el vocero de la Arquidiócesis de León en el tiempo que su titular era José Guadalupe Martín Rábago, quien incluso fue presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

DATO. De hecho, Villegas Chávez era vocero cuando se dio el caso del sacerdote José Luis de María y Campos a quien se le comprobó el delito de pederastia, purgó una condena de casi 5 años y después regresó para seguir ejerciendo el sacerdocio.

SIN DISTINGOS. Desde luego, no se puede condenar a nadie hasta que las instancias acrediten su responsabilidad. Por lo pronto, se señala la reacción de la jerarquía católica que se deslinda totalmente de este caso. Las interrogantes están abiertas y todos deben asumir su responsabilidad.

LA DEL ESTRIBO…

Dicen que lo que se ve no se pregunta y los hechos son elocuentes. Ayer tomó posesión como delegado en funciones de presidente del Comité Municipal del PRI leonés Deny Méndez, exdirector de Gobierno en la administración que encabezó Bárbara Botello.

Su secretaria general será la regidora Norma López Zúñiga, barbarista hasta la médula, como su mamá María Esther Zúñiga quien fue edil también en el Cabildo barbarista. En el presídium estaba Salvador Ramírez Argote, tambén edil actual.

En primera fila, Verónica García Barrios también exregidora e incondicional de la actual diputada federal. Ningún liderazgo que acreditara el dicho del secretario de Organización del comité estatal José Huerta Aboytes de que se consultó a varias tribus. De hecho hay voces que vaticinan que habrá impugnación al nombramiento.

A 18 meses de la elección y unos cuantos de que inicien las hostilidades internas, el barbarismo da un paso adelante y se hace del control del comité.

DIEGO, ÉCTOR Y HÉCTOR A DOS AÑOS DE LOS CAMBIOS
Si a estados de ánimo vamos, sin lugar a dudas, hoy el más complacido del doble enroque decidido por el gobernador Miguel Márquez en su gabinete hace exactamente dos años es Diego Sinhué Rodríguez Vallejo y el más ‘bocabajeado’ de los involucrados es Héctor López Santillana.

Curiosamente, en ese momento, era exactamente al contrario. López Santillana estaba en la euforia total mientras que Rodríguez Vallejo salía del hoyo anímico en que se sumió por no ganar la candidatura a alcalde en León.

Aquel 15 de febrero, el gobernador designó a Diego Sinhué como nuevo secretario de Desarrollo Social y Humano en sustitución de Éctor Jaime Ramírez Barba quien era promovido como candidato a diputado local; al mismo tiempo, Guillermo Romero Pacheco asumía la secretaría de Desarrollo Económico en sustitución de López Santillana que iba como candidato a alcalde en León.

Cambios en el gabinete de Márquez obligados por las circunstancias electorales que a la luz de los actuales acontecimientos se vuelven interesantes.

Rodríguez Vallejo había terminado dolido porque siendo el ‘delfín’ del gobernador para alcalde de León, tuvo que apechugar y resignarse a ser secretario debido en parte a la polarización que propició en aquel momento la postura de Sheffield y el veto que le endilgó Carlos Medina Plascencia que llevó al extremo su rechazo al hoy funcionario estatal.

Pero a ‘toro pasado’, el premio de consolación resultó para Diego mucho mejor que la del calvario de ser el alcalde de León. Le basta hoy con verse en el espejo de Héctor López quien por el contrario sufre las de ‘Caín’ luego de estar durante seis años en una dependencia en donde le tocó el clímax del ‘boom’ de la atracción de armadoras de automóviles en el estado.

Romero Pacheco mientras tanto pudo llegar a un cargo que en otras circunstancias, difícilmente hubiese alcanzado porque no se veía cómo López Santillana hubiese salido de Desarrollo Económico.

Mientras tanto, Éctor Jaime Ramírez Barba saltó del gabinete estatal a ser el coordinador de la bancada panista en el Congreso del Estado en un cambio que despierta opiniones encontradas.
Lo cierto es que si bien nunca ha sido considerado como primera opción por Márquez para ser candidato a gobernador, ahí se mantiene en la reserva, listo para una emergencia.

Ser diputado le ha dado más protagonismo pero también mucho más riesgos de resbalarse por su propia personalidad. Hoy, no parece estar en la final para la candidatura a gobernador pero es mencionado como una opción para la alcaldía de León, si Héctor con hache no busca la reelección.

A la luz de los hechos ese sí sería castigo con disfraz de premio.

EL SHOW DE MORENA Y SU DIPUTADO:  MANUAL PERFECTO DE LA AUTOINMOLACIóN

Alguna reacción seria y contundente deberá tener el partido Morena en Guanajuato para atajar el escándalo que ya le crearon y en el que cayó redondito, su diputado local David Alejandro Landeros que está resultando caro y malo para la incipiente fuerza política apadrinada por Andrés Manuel López Obrador.

Por lo pronto no será hoy, porque ayer por la noche cancelaron una rueda de prensa convocada para hoy.

El audio que circula desde hace un par de días en redes sociales y originado en un canal de la televisión capitalina, en el que el diputado de Morena habla del uso irregular de los recursos que recibe en el legislativo y supuestas presiones de su dirigencia, golpea la credibilidad de todos.

Ya Landeros ha hecho los méritos suficientes para mostrarse como un diputado improvisado, poco capaz y con poca malicia para entender lo que representa la política.

Hasta ahora su improvisación parecía una consecuencia natural de la extravagancia política de Morena que para evitar la postulación de los mismos de siempre, abrió espacios para ‘la gente del pueblo’.

Pero ese pretendido signo de autenticidad se empieza a resquebrajar de manera acelerada. Sin piedad y sin rubor, sus adversarios políticos han exhibido sus dislates y sus fallas. Cuando aprueba cosas sin tener la mínima idea de lo que se trata. Cuando acusa sin pruebas, cuando se confronta su razón, cuando se lanza desde la tercera cuerda sin red de protección.

El show de Landeros ayer en Palacio legislativo que incluyó claras descortesías y excesos de Óscar Aguayo, uno de sus asesores en contra de nuestra compañera Catalina Reyes exhibe a este partido de cuerpo entero.

La dirigencia morenista cercó a Landeros con asesores que más que aliados parecen sus principales adversarios pues se han aprovechado de su ingenuidad y falta de tablas para meterlo en embrollo tras embrollo.

Agregar a todo eso la imagen de presuntos actos de corrupción es dilapidar el poco capital político que hoy tiene Morena en Guanajuato. Y si el PAN parece engolosinarse en la embestida contra este legislador es porque sabe que cualquier acción que sirva para minar la fuerza de López Obrador en Guanajuato, será oro molido para ellos de cara al 2018.

El problema es que aquí todos tienen su parte de culpa. Solitos, los de la honestidad valiente se inmolan en medio del escándalo y la falta de decoro.