Pólvora e infiernitos

0
COMPARTIR

PANIAGUA Y ALANIZ: LAS GANAS DE EXHIBIRSE GRATUITAMENTE

CONOCIDO. El sentido común en los políticos es, a menudo, el menos común de los sentidos.

CONTEXTO. Es el caso del esposo de la diputada panista Elvira Paniagua Rodríguez, Jesús Cárdenas Nieto, y del exalcalde panista de León, Ricardo Alaniz Posada, a la sazón coordinador regional de Concamin, quienes fueron protagonistas (la diputada de manera indirecta) en este trance de la elección del Comité de Selección del Consejo Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción que ayer libró su segundo filtro.

HECHOS. Tras la comparecencia de 29 de los 35 inscritos como aspirantes, el exalcalde leonés y el esposo de la diputada panista quedaron fuera de los 17 finalistas que se someterán a la consideración y voto del pleno del Congreso en la sesión extraordinaria del pleno del lunes próximo.

SENTIDO COMÚN. La pregunta es simple, ¿cómo es que ambos en algún momento pensaron que podrían quedar entre los finalistas? ¿Con qué argumentos que sustentaran que tendrían posibilidades reales se lanzaron a una aventura en la que al final quedaron exhibidos?

DETALLE. En la fracción del PAN en el Congreso local no se enteraron sino hasta que ingresaron los expedientes de que el hombre propuesto por el Colegio Humanístico Zelaya es el esposo de la también presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso local.

EN CORTO. La propia Paniagua se defendió ante los panistas con el argumento típico de estos casos. Que su marido tenía su propia trayectoria y que ella no podía ser obstáculo para su desarrollo.

INFRUCTUOSOS. Hubo algunos intentos para bajarlo de última hora de la lista y evitar lo que al final sucedió, que fuera cuestionado por su paisano, el diputado priista Jorge de la Cruz, quien le hizo la pregunta lógica: su parentesco y el haber ocupado cargos en administraciones panistas pues formó parte del gobierno de Rubí Laura López Silva.

LA FAMA. Pero el punto es muy claro: en la construcción de un Sistema Estatal Anticorrupción que libra predominantemente una batalla de credibilidad provocada por muchas actitudes del PAN-Gobierno en Guanajuato que agandalla, mayoritea o se impone con malas artes, dar cabida al esposo de una diputada es como darse un balazo en el pie. Pero no lo entendieron ni Cárdenas ni Paniagua y ahí están los resultados.

‘DON RICHARD’. El caso de Ricardo Alaniz tiene otros tintes. Concamin como agrupación empresarial tenía una decena de opciones de propuesta sin vínculo partidista. Alaniz dijo “yo voy”. Y no sólo fue sino exhibió sin tapujos su panismo en la comparecencia con un discurso a su estilo, muy disperso pero con sus fobias muy claras: Enrique Peña Nieto, el PRI, el Verde y la corrupción en las aduanas.

COCINADO. Si los diputados de oposición ahí presentes no le cuestionaron fue porque sabían que Alaniz estaba tachado de antemano.

COLOFÓN. Así las cosas con los panistas que mantienen una visión patrimonialista del poder. Si es exceso de soberbia o falta de sentido común, para el caso es lo mismo.

HUMBERTO ANDRADE: SIGUE PEGADITO A LA PARED

EL ESTILO. A propósito de la denuncia contra el Verde, el dirigente estatal del PAN, Humberto Andrade Quezada, sigue montado en su estilo retraído, alejado, ya no digamos, de estridencias mediáticas sino de una presencia regular en los medios.

ÉL, NO. Cualquier otro dirigente hubiese aprovechado el foro para buscar un posicionamiento mediático y lanzarse contra su rival político más claro durante los últimos meses, el Partido Verde. Pero no, Andrade Quezada sigue agazapado en su trinchera, alejado de la definición de posiciones en los grandes temas de coyuntura en la entidad.

DISCIPLINADO. Se entendía que en el caso de un personaje como Gerardo Trujillo Flores, alineado a plenitud a la rectoría del gobernador Miguel Márquez como líder de facto en el PAN, el jefe estatal se mantuviera al margen de cualquier actividad mediática.

LA CONSTANTE. Pero uno no se explica como una dirigencia que desde el oficialismo marquista es vista y analizada más como competidora que como aliada, prefiere un disfrazado ostracismo. Andrade deja pasar los cuestionamientos sobre su presunta parcialidad hacia Fernando Torres Graciano y otras cosas.

LAS CAIDITAS. No ataja, no avala, no cuestiona. Parece flotar solamente y da crédito o, por lo menos, cierto sentido a las versiones de que mantiene su vela encendida para que de rebote, o como sea, pueda ganar alguna posición de las muchas que están en juego para el año próximo.

LA DEL ESTRIBO…

Al cierre de esta entrega, la versión extraoficial era que el director del Teatro Bicentenario, Alonso Escalante, dejaría su cargo en septiembre.

Ayer por la noche los integrantes del Consejo Cultural Ciudadano del Fórum Cultural, Roberto Placencia Saldaña, José Luis Rodríguez Tirado, David González y Mariano González Leal, debatían su futuro en el cargo.

Ojo, no se trata de que Escalante haya puesto sobre la mesa su denuncia y que desee abandonar el cargo. Se trata de que los consejeros por alguna razón, que se desconoce, están buscando un relevo.

El pequeño gran detalle es que la labor del funcionario cultural es reconocida por tirios y troyanos. Eficacia y talento para hacer rendir los limitados recursos que hay en el ámbito cultural son sus principales prendas.

Habrá que allegarnos de más elementos para el análisis. Pero si un eficaz funcionario no se quiere ir y otros empujan un relevo que se ve innecesario, aplica la frase aquella que reza: no quieras componer lo que no está descompuesto.

AQUELLA DENUNCIA PENAL VS. BÁRBARA BOTELLO

En política, las denuncias penales de políticos contra políticos tienen mucho de circo mediático y poco de efectividad.

Y si no, que le pregunten a la diputada federal Bárbara Botello Santibáñez y al secretario de Desarrollo Social y Humano, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, por el intercambio de querellas que han concretado con tres años de diferencia.

Hace unos días en sus redes sociales, la exalcaldesa Botello informaba que realizó una denuncia contra el funcionario estatal ante la PGR.

Entre las razones de la denuncia, Botello aseguraba que posiblemente, Rodríguez Vallejo utilizó recursos públicos para uso propio o con aplicación distinta a la que este recurso fue destinado.

Hace exactamente tres años, en plena gestión de la priista, acompañado de varios de sus compañeros en San Lázaro, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, autor intelectual y arquitecto de aquel lance, se presentaban en la agencia del Ministerio Público del Fuero Común para denunciar a la administración leonesa en la licitación del nuevo sistema de recolección de basura.

Abuso de autoridad, concusión, administración fraudulenta y tráfico de influencias en dicha licitación eran los delitos de los que se acusaba a quien resultara responsable en la actual administración.

Ahí estuvieron, además de Rodríguez Vallejo, ‘Bety’ Yamamoto, ‘Liz’ Vargas, Juan Carlos Muñoz Márquez y los locales Daniel Campos Lango y Javier González. Desde luego les acompañó el líder del Comité Municipal panista, Alfredo Ling Altamirano.

Nada ocurrió con aquella denuncia penal como nada ocurrirá con la que recientemente presentó Botello en la misma instancia. Bien lo acaba de decir el secretario de Desarrollo Social y Humano: “sólo es un golpe mediático”.

De la misma manera ocurre con la que presentó el dirigente estatal del PRI, Santiago García López, en contra del propio Diego ante el Instituto Estatal Electoral. Difícilmente procederá, porque en la rigidez de la nueva ley electoral, todavía hay espacios para la simulación.

La que sigue sufriendo es Botello porque los panistas no la dejan en paz con auditorías que van desde investigaciones por presuntas empresas fantasma hasta los pagos para el spa.

 ARRECIA LA GUERRA DE DENUNCIAS PREELECTORALES: AHORA, PAN VS. VERDE

A juzgar por la primera reacción del consejero presidente del Instituto Estatal Electoral, Mauricio Guzmán Yáñez, la denuncia que presentó el PAN en contra de la campaña de espectaculares del partido Verde en la que parafrasea algunos trozos de la canción ‘Caminos de Guanajuato’ con la situación de inseguridad que padece el estado, difícilmente procederá.           Y es que el PAN en su comunicado de prensa, enviado anoche a las redacciones de los diarios, señala que esta campaña, busca denigrar a las instituciones del Estado.

Guzmán Yáñez sostuvo que la reforma electoral vigente desde 2014 eliminó la prohibición para las campañas que denigren a las instituciones y dejó viva la que calumnie a personas.

Lo anterior, lo dijo el titular del órgano electoral antes de conocer el contenido de la denuncia panista, así que debemos de tomar el pronunciamiento con las reservas del caso.

De lo que no hay duda es que comienza a calentarse el bóiler preelectoral. Ya fue Santiago García López a denunciar al delfín del gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo ante el propio IEEG. Ahora el PAN reacciona lanzándose contra el Verde.

Es la historia de cada proceso electoral, que está a unos meses de arrancar formalmente. Sólo habría que recordarles a los partidos en Guanajuato que tengan mucho cuidado en escoger a sus enemigos no vaya a ser que a la vuelta de la esquina se los encuentren como aliados por acuerdos cupulares.

Y esto va para el PAN y el Verde. Con las versiones que llegan desde la ciudad de México de que probablemente ya no haya coalición entre el tucán y el tricolor para la elección 2018, el fantasma (para las dirigencias locales de ambos partidos) de una coalición entre aquellos se les aparece todas las noches.

Imagínese nomás. Aquí no se pueden ver ni en pintura y en lo nacional andan coquetéandose. La impudicia política se abre paso. Puristas y ayatolas, absténganse.