Pólvora e infiernitos

0
COMPARTIR

COMITÉ DE SELECCIÓN ANTICORRUPCIÓN: RECICLADOS, EMPANIZADOS Y EXFUNCIONARIOS

BALANCE. En su inmensa mayoría, los 35 aspirantes a integrar el Comité de Selección de los integrantes del Comité Ciudadano Anticorrupción, son personajes poco conocidos públicamente o dicho de otro modo, sólo lo serán en sus lugares de origen o en el ámbito en el que desempeñan.

ADELANTE. Eso no los descalifica, al contrario. Mientras menos nexos tengan con partidos políticos, grupos de interés o personajes públicos, mayor garantía tendrán de independencia y autonomía.

DE TODO UN POCO. Pero hay algunos que ya tuvieron cargos públicos o que desde instancias ciudadanas trabajaron para algunos gobiernos de distinto signo político.

CUATRO CASOS. De ellos nos ocupamos en este espacio porque su postulación es interesante. Un exsubprocurador de Justicia, un exalcalde panista de León y dos personajes de la sociedad civil que integraron el fallido Comité Anticorrupción de la exalcaldesa Bárbara Botello Santibáñez.

CON ZAMARRIPA Y CHOWELL. Demetrio Valadez Martínez fue subprocurador de Justicia de las regiones A y B de 2002 hasta 2010, aunque trabajó en la dependencia desde 1991. En su cargo de más alto rango tuvo como jefe directo a Daniel Chowell durante siete años y sólo uno al actual titular, Carlos Zamarripa Aguirre.

EL SUCESOR. Curiosamente, quien llegó en lugar de Valadez Martínez fue Navigio Agustín Gallardo, actual director General de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos, y quien está llamado a ser el Fiscal Anticorrupción mientras el Consejo Ciudadano elige al definitivo. El exfuncionario es propuesto por el Instituto de Estudios Superiores del Colegio Patria.

OTRA VEZ. Viene luego Antonio Morfín Villalpando, quien si bien alguna vez fue funcionario público, sus cargos principales los ha desarrollado a través de Coparmex León, sindicato patronal que ya dirigió y que lo ha catapultado a formar parte de los consejos ciudadanos  más importantes en esta ciudad.

EN EL BARBARISMO. Él formó parte del llamado Comité Ciudadano Anticorrupción que formó en su trienio la alcaldesa de León, Bárbara Botello, y que resultó un fracaso. Y no tanto por la falta de perfil o inactividad de sus integrantes sino porque nunca tuvo las herramientas mínimas para desarrollar su labor.

TROPEZÓN ANUNCIADO. Sin oficinas ni recursos materiales, ni humanos su labor fue nula y quedó en el ostracismo y la intrascendencia. Sin duda, Morfín Villalpando tiene las capacidades para integrar este Comité. Vuelve a llamar la atención que en Coparmex mande al club de los mismos de siempre.

AMIGA. María Esther Santos, quien es promovida por la Universidad de Estudios Profesionales de Ciencias y Artes (EPCA) de León, no sólo perteneció al mismo Comité Anticorrupción del gobierno barbarista sino que lo presidió. Además, ella sí era amiga de la actual diputada federal a quien acompañó en alguna ocasión a un viaje a Las Vegas que provocó polémica.

PINTADO DE AZUL. Y quizá una de las mayores sorpresas en la lista es la inclusión de Ricardo Alaniz Posada, exsenador y exalcalde panista de León y actual coordinador regional de la Concamin.

TODO EN  CONTRA. Que se sepa y a reserva de corroborar los otros 31 nombres, Alaniz es el único con militancia partidista. Se imagina usted que un panista fuese elegido para integrar un Comité de selección que se presume, tiene un carácter ciudadano.

MARCADO. Uno no entiende esos lances de las agrupaciones empresariales. La Concamin tiene más de 20 miembros en su Consejo. ¿Por qué el líder tiene que ir a todas? Su militancia partidista parece anularlo para lo que se anotó. O acaso alguien va asumir el costo de darle un tinte azul a un proceso que tiene bajo su control la mayoría gobernante.

MÁS NÚMEROS. En fin, sólo anotar que de los 35 expedientes recibidos, 21 corresponden a organizaciones de la sociedad civil y 14 a instituciones de educación superior e investigación.

HOY. Todos ellos serán entrevistados hoy brevemente por integrantes de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, analizará los expedientes para la designación de los nueve integrantes de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción.

BÁRBARA BOTELLO, OTRA VEZ AL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS

COSTUMBRE. Ya no hay duda que la exalcaldesa de León y actual diputada federal, Bárbara Botello Santibáñez, ya pasó a la historia como uno de los personajes en política de Guanajuato más perseguido de la historia. Otra cosa es si los asuntos de que se acusan son sustentados o no.

SEÑALAMIENTO. Ayer, el contralor municipal, Esteban Ramírez, dio a conocer el inicio de un proceso contra un miembro del anterior Ayuntamiento (no dijo nombres porque así lo mandata la ley) que recibió un monto económico que no le correspondía algo así como 300 mil pesos.

UNA MÁS. Ese personaje es la mismísima Botello, quien ya dijo ayer a correo que irá a declarar “14 mil millones” de veces si es necesario. Y como en todo asunto, hay claros y oscuros. La exalcaldesa hará uso de su derecho para defenderse.

HISTORIAL. Lo que queda claro es que en esta entidad, a ningún otro político le han escarbado tanto, ni le han buscado por todos lados como a la actual diputada federal. Puede haber justificación en cada lance en su contra. En este caso, lo peor que le podría pasar es que deba regresar el momento cobrado en exceso.

VARA DISTINTA. Pero uno no puede evitar preguntar qué pasaría en este estado si a tantos y tantos funcionarios azules que han pasado por los gobiernos estatales se les hubiese juzgado con esa misma vara implacable y sin miramientos.

LA DEL ESTRIBO…

Ternurita es lo que causa la regidora del PRI en el Ayuntamiento, Norma López Zúñiga, cuando habla del nepotismo en el PAN por la contratación de una hermana del director de Desarrollo Humano, Daniel Campos Lango, en el gobierno de Héctor López Santillana.

Y más ternurita causa el susodicho funcionario con la respuesta de que él nada tuvo que ver. Es vicio y costumbre del PAN.

Lo de Norma López llama la atención porque ella fue funcionaria en la anterior administración priista e integró la planilla de Bárbara Botello, merced de la cercanía de su mamá, María Esther Zúñiga, con Botello. Y eso no significa que López Zúñiga no tenga capacidades. Pero por supuesto que el apellido pesa y es determinante.

En cuestión de chambismo, nepotismo y compadrazgos, entre el PRI y el PAN, ni a cual irle.

‘LUPE’ VERA: A UN AÑO DEL DESTAPE FALLIDO DE UN TORRESGRACIANISTA

El ‘hubiera’ no existe, y si por un lado, hoy a nivel estatal, tanto Miguel Márquez como Diego Sinhué Rodríguez Vallejo se arrepienten de haber impulsado un acuerdo para que Humberto Andrade se convirtiera en el candidato único a la dirigencia estatal a Humberto Andrade Quesada, en León, el senador Fernando Torres Graciano se da de topes porque el gallo que tenía para esta ciudad declinó finalmente.

Hace exactamente un año, el exdiputado José Guadalupe Vera Hernández prendía la mecha en las entrañas del panismo leonés y hacía salir de sus casillas al dirigente del Comité Municipal, Alfredo Ling Altamirano.

Vera Hernández convocó a los militantes blanquiazules a través de una carta a ciertas pláticas para orientar sobre el proceso de reafiliación y ni tardo ni perezoso, Ling reaccionó enviando su propio correo electrónico.

“Recibe un cordial saludo, aprovechamos la oportunidad para hacer de tu conocimiento que no se tiene fecha para iniciar el proceso de actualización de datos por lo que te pedimos hacer caso omiso de correos y llamadas telefónicas sobre este tema que no sean emitidas por el Comité Directivo Municipal”.

Hasta ahí la anécdota. El activismo de ‘Lupe’ Vera auspiciado por Torres Graciano se fue intensificando al punto que parecía inevitable su registro como competidor por la dirigencia leonesa.

Pero sobrevino el arreglo bajo la mesa para que Alfredo Ling se mantuviera en la dirigencia y que fue leído por el oficialismo azul como una muestra de que en realidad Fernando Torres no traía los votos suficientes para ganar una elección interna. Eso nunca lo podremos saber.

Todo pasó: ‘Lupe’ Vera se bajó del caballo, Alfredo Ling se mantuvo como presidente del Comité Municipal sin que haya demostrado ser un personaje neutral en las contiendas internas. Por lo menos en los rounds de sombra de la carrera por la candidatura a gobernador en donde ya dio color como fan de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo. Sin rubor ha asistido a sus tertulias de precampaña.

EL PAN ACEPTA AUDITORÍA DE DESEMPEÑO A ESCUDO: ¿TRUCO O APERTURA DE A DEVERAS?

Ha sido tan consistente la cerrazón del PAN a revisar a fondo el proyecto Escudo y tanto han machacado sus creadores con la cantaleta de que hay resultados que es inevitable ver con suspicacia el sí que le dio el PAN a la auditoría de desempeño a esta estrategia de gobierno, sin lugar a dudas, la más cuestionada del gobierno de Miguel Márquez en tiempos de inseguridad galopante.

Ayer, la Comisión de Hacienda avaló por unanimidad el punto de acuerdo para solicitar esa auditoría y otras que tienen que ver con el mismo tema. El origen de este aval es la propuesta que hicieron las fracciones de PRI, Verde y PRD hace unas tres semanas en el pleno del Congreso.

Y, para empezar, lo que llama poderosamente la atención es la firma de conformidad que en los hechos han dado los legisladores de esos partidos a esa decisión. Nadie ha cuestionado la aprobación del PAN ni ha declarado que ve mano negra o gato encerrado en la súbita conversión de la aplanadora azul en paladín de la transparencia y la rendición de cuentas.

Algunos deben estar hasta sorprendidos de la decisión panista, pues juraban que no lo iban a aceptar. Mucho menos después de las estridentes declaraciones del diputado presidente de la Comisión de Seguridad y Comunicaciones, quien se aventó la perla de calificar como ignorantes a los que proponían semejante auditoría. ¿Cómo le quedó el ojo al señor diputado?

Los panistas juran y perjuran que no hay truco ni nada que se le parezca. En el terreno de las especulaciones hay quienes creen que el PAN podría sacarse un as bajo la manga para dejar en el terreno ‘light’ los resultados de la auditoría, lo que en términos coloquiales representa, patear el bote.

Hay razones para dudar, por supuesto, de las buenas intenciones y de la apertura panista, pero también habría que recordar que negarse a la revisión que pide la oposición ya se hubiese visto como una negativa berrinchuda del soberbio que gobierna.

Vamos, porque en pocas palabras, tampoco hace falta un ejército de auditores y expertos para concluir que la inversión de 2 mil 700 millones de pesos, a la luz de los resultados en materia de seguridad que hoy muestra el estado, no justifican semejante gasto.