Otras voces

0
COMPARTIR

El perverso juego del poder

La trama de la campaña mexiquense se polariza porque el trasfondo es la sucesión presidencial. La oposición afirma que se hace una elección de Estado, como cuando había un régimen de partido dominante; el PRI lo niega, pero la multiplicación de las giras del gabinete de Peña Nieto no deja ninguna duda, acarrean secretarios de Estado y la conexión partido-gobierno es una amalgama indivisible. Se puede aceptar el presupuesto de que los procesos electorales de 2017 y 2018 no son iguales, que cada uno tiene sus características y que el primero no determinará al segundo. Sin embargo, lo que pase el 4 de junio en el Estado de México seguramente influirá en el ánimo del país y, sobre todo, será un indicador del estado general de la competencia entre las grandes fuerzas que hoy se disputan el poder en México.

Sin alternancia, los mexiquenses se quedarán sumidos en la espesa nata de problemas graves que gravitan en ese estado, gobernado siempre por el PRI. Aunque las alternancias no son la tierra prometida, pueden ser una pequeña ventana de oportunidad…

Con el primer silbatazo de las campañas electorales en el Estado de México se confirmó la sospecha: estos comicios son un entrenamiento de la sucesión presidencial del 2018. Por eso resultan muy significativos los movimientos y estrategias que han desplegado los actores sociales en este juego de poder. Se pondrá en operación todo el poder que le queda al gobierno de Peña Nieto con el fin de conservar la plaza. Quizá por eso, el PRI se copia asimismo para reproducirse: Del Mazo copia a Eruviel y a Peña Nieto, como lo reveló una investigación de Aristegui Noticias. De la misma forma, las oposiciones más competitivas han lanzado su resto para tomar el poder mexiquense, como la antesala de Los Pinos.

De entrada lo que se puede observar es la lluvia de ofertas, reparto de bienes y promesas del gobierno local y federal. Se calcula que ya van más de 500 mdp en ‘dádivas’, con recursos públicos (Reforma, 5/IV/2017). Otros cálculos hablan de mil 487 mdp (Proceso #2109).

Las encuestas por las preferencias electorales se empalman en los medios, un día sale una medición local y al otro se publica una sobre la sucesión presidencial. Tan conectados están los dos procesos que la estrategia del PRI y del PAN ha sido golpear a Morena, pero no tanto por su candidata Delfina Gómez, sino por López Obrador (AMLO). Calderón se burló del nombre de Delfina para golpear a AMLO y Del Mazo ofreció detener las giras del gabinete si Morena hacía su campaña sin las giras de AMLO. De esta forma, mientras Delfina se vuelve muy competitiva en la elección local, AMLO puntea en la nacional con 33%, Margarita le sigue con 27% y Osorio sólo cuenta con 13%, (El Universal, 5/IV/2017). Con todo el apoyo federal y local, Del Mazo apenas tiene 21%, Delfina va en segundo lugar con un 17.4%, Josefina con 14.1% y Zepeda apenas el 12.7% (El Universal, 10/IV/2017).

Publicidad

A pesar de ser un estado con muchos recursos del gobierno federal, sus puntos débiles son la violencia y la pobreza. Hay un aumento del homicidio doloso, los feminicidios y el secuestro. En sus indicadores sociales, entre 2010 y 2014 se ve que la población en condiciones de pobreza creció de 42.9% a 49.6%; también crecieron los que no tienen acceso a seguridad social, de 58.9% a 60.6%, y aumentaron los que están por debajo de la línea de bienestar de 48.4% a 58.9%. Los pocos avances fueron una baja en el rezago educativo de 18.5% a 15.3% y el crecimiento de la población con acceso a los servicios de salud. Las aportaciones federales por año crecieron de 50 mil 780 mdp en 2012 a 67 mil 646 mdp en 2017; y la deuda se incrementó de manera importante de 165 mil 642 mdp en 2011 a 260 mil 318 mdp en 2017. Se calcula que en sus primeros cuatro años el gobierno de Eruviel Ávila gastó en propaganda 522 mdp (Revista R, 2/IV/2017).

Sin alternancia, los mexiquenses se quedarán sumidos en la espesa nata de problemas graves que gravitan en ese estado, gobernado siempre por el PRI. Aunque las alternancias no son la tierra prometida, pueden ser una pequeña ventana de oportunidad para hacer algunos cambios. Los límites legales se violan a diario; ya empezó el despliegue de la compra masiva del voto y las redes clientelares. La clave es el dinero, habrá que seguirlo. ¿Dónde está el arbitraje y la fiscalización de los organismos electorales, INE-Oples, para detener esta elección de Estado? No se ve frente al perverso juego del poder…