Otras Voces

0
COMPARTIR

 en-la-opinion-de2

El Zapotillo, un último esfuerzo

 

rbara Botello

Una de las principales problemáticas de León es la escasez del agua. Afortunadamente, el organismo operador, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (Sapal), ha sido siempre muy eficiente; es simplemente uno de los mejores del país.

La confianza en el Sapal va más allá de abrir la llave y que salga agua. Ellos han hecho y siguen haciendo muy bien su tarea. Ahora falta que el resto de las dependencias de los distintos órdenes de Gobierno actúen para garantizar el abasto de agua para los leoneses.

Un ejemplo muy claro es la presa El Zapotillo. Sexenios van y vienen y este megaproyecto de infraestructura hidráulica aún no es una realidad. Avanza, sí, pero no a la velocidad y en las condiciones que quisiéramos.

 El Zapotillo es un proyecto que ha costado mucho en lo político y en lo económico. Implicó poner de acuerdo a los gobiernos de Guanajuato y Jalisco, y modificar el proyecto original por la entendible oposición de un pueblo que sería inundado.

Vicente Fox anunció El Zapotillo; transcurrió la administración de Felipe Calderón sin que se concretara, y ahora en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto este proyecto enfrenta problemas que deben atenderse. Lo que está en juego no es asunto menor: hablamos del abasto de agua para los leoneses durante 25 años.

Te podría interesar:  Otras voces

Por eso, es importante que el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), quien ha puesto el 70% de los recursos, cambie a la concesionaria Abengoa  -empresa que lleva las obras del macrocircuito del acueducto- porque sabemos de los serios problemas económicos que enfrentan.

También es importante que, ante esta situación, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), responsable del proyecto, informe puntualmente del avance de la obra.

Esta última petición fue expuesta el jueves pasado en tribuna por mi compañero diputado Ricardo Sheffield Padilla. En lo personal, aplaudo el punto de acuerdo que presentó, pero reitero la importancia de que Banobras actúe también decididamente para que los problemas económicos de la concesionaria no afecten el proyecto.

Concretar El Zapotillo requiere la suma de voluntades y esfuerzos de todas las dependencias y organismos involucrados. Con tantos años invertidos ya, bien vale la pena apretar el paso.

¡Nos leemos la próxima semana!