Otras Voces

0
COMPARTIR

 

en-la-opinion-de2

A cuatro años del Gobierno Federal

 

rbara Botello

La apuesta del presidente de México, Enrique Peña Nieto, en la recta final de su mandato es muy clara: apretar el paso, pues aunque dos años son pocos para hacer mucho, son muchos para no hacer nada.

A cuatro años de su gobierno, y a pesar de todas las adversidades que hemos enfrentado como nación, podemos decir que Enrique Peña Nieto ha conseguido grandes logros. Esto, desde luego, con el respaldo de los mexicanos que están interesados en que el País avance.

El viernes dio una muestra de ello. Al clausurar el 23 Congreso del Comercio Exterior (Comce), en León, Guanajuato, el presidente anunció que en lo que va de la administración se han creado más de 2 millones y medio de empleos formales. El principal mérito es desde luego de los empresarios, pero el Gobierno ha contribuido generando las condiciones para que esto se logre.

Al comparar la economía mexicana con la de más de 190 países, según el Foro Económico Mundial, México escaló en dos años 16 posiciones en la eficiencia del mercado laboral. Esto significa que el mercado laboral es mucho más competitivo, eficiente, productivo y flexible.

Un día antes, a propósito de los cuatro años de Gobierno, el presidente hizo un llamado a la unidad y a descartar cualquier cuestión de división dentro de la administración pública federal.

Te podría interesar:  Otras Voces

Pidió a los trabajadores gubernamentales consolidar las reformas estructurales y redoblar esfuerzos en momentos en que el país se enfrenta a retos y desafíos. De esta manera, Enrique Peña se prepara para el juicio de la historia que es la que hablará, de forma equilibrada, sobre el trabajo que se realiza en este sexenio.

Más allá de filias y fobias, y del desgaste generado en la imagen de la figura presidencial por la dinámica de las redes sociales y de los propios yerros de la administración, es la historia la que hará el balance justo y real de lo mucho o poco que se transformó México entre el 2012 y 2018.

No podemos ocultar los errores, pero tampoco podemos desconocer los logros. Por lo pronto, podemos decir que los números ahí están; las reformas están funcionando. México se está transformando.

¡Nos leemos la próxima semana!