Mueren tres personas cada hora por cáncer en México

0
COMPARTIR

Decesos que pueden evitarse con mejores programas de prevención y tamizaje. El sobrepeso y la obesidad elevan el riesgo de padecer cáncer

El Universal

Ciudad de México .- El cáncer es la tercera causa de muerte en nuestro país, luego de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes; sin embargo, aún no se ha aprobado el Programa Nacional contra el Cáncer que desde hace varios años se está elaborando.

Los especialistas en oncología señalan que estos decesos por cáncer pudieran evitarse con medidas de prevención, lo cual reduciría los costos por atención, que en muchos de los casos es tardía porque las personas acuden en etapas avanzadas de la enfermedad.

Publicidad

The Economist Intelligence Unir (EIU), en un estudio de benchmarking para evaluar fortalezas y debilidades del cáncer en América Latina, presentado en el Roche PressDay 2017, en Buenos Aires Argentina, indica que en México, la alta prevalencia de sobrepeso y obesidad incrementa el riesgo para desarrollar cáncer. Asimismo, señala que conviven neoplasias de la pobreza (cuello de útero y pulmón) con los de la riqueza (mama y próstata).

El estudio determinó que nuestro país tiene un desempeño modesto en prevención y detección temprana. Al respecto el doctor Alejandro Mohar Betancourt, ex director del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), aseguró que con un buen plan de prevención se podrían disminuir los altos costos de atención médica por cáncer y salvar miles de vidas.

De acuerdo con la investigación denominada “Control del cáncer, acceso y desigualdad en América Latina: una historia de luces y sombras”, México es uno de los dos países latinoamericanos que aplican un impuesto a las bebidas para prevenir la diabetes y la obesidad, de igual forma, cuenta con programas de detección para cáncer de mama y de cuello de útero, pero existe un déficit en el tamizaje para la realización de mamografías, las cuales cubre a menos del 20% de la población objetivo.

La coexistencia de múltiples subsistemas de salud, diferentes grados de cobertura, amplitud geográfica, distribución irregular de la población y otras características regionales conducen a inequidad en la atención del cáncer, indica el estudio.

Esta técnica conocida como benchmarking, permitió elaborar una tabla de puntuación de control del cáncer en América Latina (LACCS, por sus siglas en inglés), que compara a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay, con lo cual se determinó que nuestro país tuvo un puntaje de 17, en un rango de 30 puntos, por debajo de Uruguay, Costa Rica y Chile.

Existe una gran fragmentación

La atención de salud en México se proporciona a través de un conglomerado de subsistemas desarticulados entre sí. Cada subsistema ofrece diferentes niveles de atención, a precios distintos, con diferentes resultados, detalla el estudio.

Y aunque avanza hacia la cobertura universal de salud, con la puesta en marcha del Seguro Popular, aproximadamente 8% de la población no tiene cobertura.

Y si a ello le sumamos que las zonas rurales tienen menor acceso a tamizaje de cáncer, al diagnóstico y a la óptima atención médica. Igualmente, la infraestructura para el tratamiento se concentra en las grandes ciudades.

El presupuesto promedio de México está por debajo de los países analizados. La inversión del Producto Interno Bruto (PIB) en salud pública es de 3.3% contra el promedio de 4.6% en los 12 países estudiados y 7.42% en las naciones de ingresos altos en el mundo.

La prevención ante todo

El doctor Rubén Humberto Torres, rector de la Universidad ISalud de Argentina, apunta que aunque algunos tipos de neoplasia no pueden prevenirse, hay otros en los que sí se pueden tomar medidas como en los ocasionados por agentes infecciosos como en el caso del cáncer de estómago que puede estar relacionado con la infección del Helicobacter pylori, el Virus del Papiloma Humano (VPH) en el de cuello de útero, de pene, ano y boca; el virus de la Hepatitis C en tumores de hígado, así como ladetección en etapas tempranas de los tumores de mama o próstata, entre otros.