Invaden grafitis el centro histórico

2
COMPARTIR

De acuerdo al INAH se trata de un problema social, que no pone en riesgo el título de Ciudad Patrimonio

Karen Bruno  / Patricio Serna / María Espino

GUANAJUATO, Gto.- En el centro de la ciudad, se contabilizaron  mil 599 grafitis, que no sólo ofrecen una mala imagen, sino que algunos afectan edificios y monumentos históricos.

Implementos de limpieza

El químico más usado para despintar grafitis es el thinner, pues al ser un disolvente retira el aerosol de inmediato. Su precio oscila entre los 30 y 40 pesos, dependiendo de las diversas presentaciones en que se oferta: cuarto de litro, medio litro, litro y litro y medio. Se adquiere en cualquier ferretería.

“Lo que más piden para despintar los rayones es el thinner, se compran estopa y un litro del disolvente y con eso es suficiente para que se caiga la pintura del aerosol, aunque hay paredes a veces donde no se quita con tanta facilidad”, explicó un vendedor del producto.

Entre las áreas afectadas se encuentra la Presa de la Olla, pues a lo largo del muro que está al lado de las compuertas, se detectaron alrededor de siete pintas.

A lo largo de Paseo de la Presa, se contaron 378, entre los que resaltan tres de aproximadamente 4 metros cuadrados en las oficinas del PRI estatal. Uno de ellos dice “Asesinos”, con una flecha apuntando el logo del partido.

Te podría interesar:  Por un error no se atendió atraco en banco, señalan

Hay tres más en la plaza Luis Donaldo Colosio, uno incluso en el busto del excandidato a la presidencia de la República.

En la calle Pastita, se aprecian más de 30 pequeñas inscripciones en el muro de la secundaria Benito Juárez.

Otro grafiti de grandes proporciones afecta el kiosco del jardín de Embajadoras, junto con otros que suman 27 en la zona.

Correo detectó 36 pintas en la calle Sangre de Cristo, siendo las más grandes una que daña el muro del puente de esta vialidad, y otra en la antigua Casa de la Música.

En Cantarranas se contaron 101 grafitis, algunos en la sede del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Estado y en el Teatro Principal.

En Positos hay 143 letreros, uno de más de dos metros a un costado del Museo de Cera; en la calle Manuel Doblado, se detectaron 13 inscripciones en la fachada de la Iglesia Metodista de México.

En la calle Alonso se contaron 33, mientras que en el callejón La Estrella, en la pared frontal del edificio de Telmex, hay al menos cuatro de hasta dos metros de extensión, y otros 16 pequeños.

Invaden las fachadas de Sopeña 102 grafitis. En los costados del templo de San Diego de Alcalá, hay 21, y en el Teatro Juárez cerca de 19. En el Palacio de Moneda hay aproximadamente 13.

La Plaza de la Paz es el único espacio limpio, mientras que el edificio del antiguo Congreso del Estado presenta cuatro inscripciones. Frente a éste, hay uno de más de dos metros en la papelería ‘Roma’.

La casa Betancourt, es el inmueble más afectado de la Avenida Juárez, donde se contaron 463 grafitis de pequeñas proporciones. Hay otro en la sede del banco Santander.

El vandalismo también ha alcanzado el histórico Mercado Hidalgo, donde se exhiben alrededor de 14 letreros de aerosol.

Te podría interesar:  Anuncian multa a caseta en central

Rumbo a la calle Tepetapa se contaron 103, mientras que llegando a la Ex-Estación del Ferrocarril se detectaron 36 grafitis, al menos siete en las oficinas de la Policía Turística.

El recorrido llegó a las ruinas de Noria Alta, donde hay dos grafitis de alrededor de cuatro metros cuadrados, con la iniciales TWK y TNK.

Los muros del Río Guanajuato también han sido grafiteados; hay 127 pintas en la zona.

Postura del INAH

David Jiménez Guillén, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), afirmó que la cantidad de grafitis en edificios de la capital, no ponen en riesgo su título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

“No es un punto que la Unesco tenga considerado como grave, por lo que no representa un riesgo que a la ciudad se le pueda quitar el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad, eso dependería de otros puntos”, señaló el funcionario.

Explicó que se trata de un problema social al que debe ponerse atención. Planteó como alternativa buscar espacios para que los artistas locales se expresen, de modo que no dañen la imagen de la ciudad.

Destacó que cualquier propiedad merece respeto, sea o no un monumento histórico, por lo que en breve se reunirá con los titulares de las dependencias involucradas para revisar el tema.

“Es un tema de imagen urbana, lo cual es una parte fundamental de la ciudad, tenemos que trabajar en ello, por lo que me pondré en contacto con las autoridades del Municipio”, concluyó.

El delegado David Jiménez Guillén, aclaró que los factores que podrían poner en riesgo el título de Ciudad Patrimonio, se refieren al estado de conservación de los inmuebles, la falta de normatividad, intervenciones no autorizadas o cuestiones de seguridad, entre otros.

¿A quién corresponde?

Efrén López Rodríguez, titular de Servicios Públicos Municipales, informó que librar de grafitis los edificios, corresponde a la dependencia a su cargo y a Desarrollo Urbano; sin embargo, la labor debe ser supervisada por expertos del INAH.

Explicó que Servicios Públicos no tiene autonomía para lavar o lijar las áreas afectadas en inmuebles catalogados. De ello se encargan directamente expertos del INAH, y a veces el Municipio atendiendo los procedimientos y recomendaciones de la instancia federal.

El funcionario precisó que este tipo de trabajo compete a personal especializado en el tratamiento de cantera y metales.

  • T. Trueno

    Uh, brillante delegado del inah. En vez de fustigar as pintas sale con que son intrascendentes. ¡Ah!, pero para hacer la despinta, se debe tener “el permiso, la anuencia y la supervisión del inah”.¿De lado de quién está esa persona?

    De inmediato se notó el cambio de un funcionario 100% operativo, por uno más del montón.

  • vinicio

    Que no mam…de cuando acá pintar “vatos locos 18” es arte??? Lo que se necesita es vigilancia y un castigo ejemplar a los garabateros.