Imponen cárteles control aduanero

0
COMPARTIR
Los cárteles tienen a elementos infiltrados en las aduanas. Foto: Especial

Primero empezaron a cobrar un tributo extra a las empresas adquirientes y luego, abiertamente quedándose con las unidades, cuando se pretendía pagar impuestos

Agencia Reforma  

CDMX.-  El crimen organizado que desde hace años controla el tráfico de droga, armas y mercancía ilegal en las aduanas fronterizas de Tamaulipas ya amplió sus operaciones y ahora tiene un nuevo botín: vehículos y maquinaria importados.

Con elementos infiltrados en las aduanas, los cárteles han estado apoderándose en las últimas semanas de equipo a importar o fabricando ‘aseguramientos’ presuntamente para revisar las unidades, en especial lanchas, autos, cuatrimotos, tractores, retroexcavadoras, motoconformadoras, tractores para podar y hasta tractocamiones vacíos.

Fuentes consultadas explicaron que las bandas criminales, con la tolerancia o en complicidad con funcionarios del SAT, en los últimos meses comenzaron a hacer imposible la importación de este tipo de equipos, maquinaria y vehículos.

Primero empezaron a cobrar un tributo extra a las empresas adquirientes y luego, abiertamente quedándose con las unidades, cuando se pretendía pagar impuestos. “En fronteras como Reynosa y Nuevo Laredo algunas agencias aduanales han optado por ya no realizar este tipo de trámites”, dijo un entrevistado.

El proceso de importación de maquinarias generalmente se hace a través de agencias aduanales, que son las empresas o despachos especializados en importación y exportación de mercancías autorizados por Hacienda.

Otra fuente señaló que, aunque la maquinaria reúna todos los requisitos legales, pedimentos de importación y pago de aranceles, los funcionarios del SAT solapan que los operadores de los cárteles puedan bloquear el ingreso de esas mercancías por tiempo indefinido hasta que haya una ‘negociación’.

Te podría interesar:  Mueren secuestradores en tiroteo con el Ejército

También explicó que si los importadores o los propietarios se niegan a una revisión, los operadores del narco le dan larga a la ‘liberación’ del vehículo o de la maquinaria y amenazan con quemarles las unidades.