Guanajuatenses que participaron en la Constitución Mexicana de 1917

0
COMPARTIR

En el distrito 12 de Salvatierra, el médico Francisco Díaz Barriga

En Salvatierra, cabecera del duodécimo distrito, la elección favoreció al revolucionario Alfredo Robles Domínguez, quien nació en 1876 en el mineral de Guanajuato. Después de cursar las carreras de ingeniería y arquitectura en la Ciudad de México, pudo especializarse en los Estados Unidos.

En lo político, se enfrenta al régimen porfirista, es uno de los fundadores del Partido Nacionalista Democrático y colabora con el Centro Antirreeleccionista en el Distrito Federal. Por su respaldo a Francisco Madero es encarcelado en 1910 y recobra su libertad hasta el final de la dictadura.

Después se integra al constitucionalismo, es representante de Venustiano Carranza en la negociación de los Tratados de Teoloyucan y la entrega de la capital a los revolucionarios. Enseguida es nombrado gobernador interino de la misma y enfrenta con urgencia los brotes de violencia, la hambruna, las epidemias y la delincuencia. De igual forma despacha como Director de Obras Públicas y posteriormente recibe el grado de General a cargo de la División del Sur, para lo cual se establece en Acapulco.

Publicidad

Así, en 1916 Robles Domínguez es electo diputado constituyente. Sin embargo, la atención apremiante de asuntos particulares, le impide acudir a Querétaro y es llamado su suplente, Francisco Díaz Barriga, a tomar su lugar.

Te podría interesar:  Guanajuatenses que participaron en la Constitución Mexicana de 1917

El médico Díaz Barriga había nacido en Pátzcuaro, Michoacán, el 29 de octubre de 1879. Sus padres fueron los señores Florencia Aguilar y Francisco Díaz Barriga, diputado también en el Constituyente de 1856-1857. Después de los estudios primarios en su ciudad natal, cumple con los preparatorios en el Colegio de San Nicolás y se integra a la Escuela de Medicina, en Morelia.

Al titularse, se establece en Salvatierra, abre su consultorio y contrae matrimonio con la señora Ma. Mercedes Zamudio. Su senda política inicia en la localidad, ya que en su vida funge en cinco ocasiones como jefe político y luego presidente municipal (en 1911, 1912-1913, 1925-1926, 1929 y 1933-1934).

De ideas liberales desde su juventud, no extraña su filiación maderista, la oposición al usurpador Victoriano Huerta y la afinidad con los objetivos del constitucionalismo. De hecho, como diputado suplente de la XXVI legislatura, fue víctima de represalias pasada la Decena Trágica.

En las elecciones celebradas el 22 de octubre de 1916, nuevamente el doctor Francisco Díaz Barriga queda incluido en el Congreso Federal por el distrito que comprende a Salvatierra, Moroleón, Santiago Maravatío, Tarimoro, Uriangato y Yuriria, originalmente como suplente –como se ha escrito– y a partir del 25 de diciembre como propietario, ante la ausencia de Alfredo Robles Domínguez.

Te podría interesar:  Guanajuatenses que participaron en la Constitución Mexicana de 1917

Ya en las sesiones, respalda los artículos de contenido social y los planteamientos para mejorar las condiciones de vida de la población; como fue la iniciativa para la creación del Departamento de Salubridad Pública presentada por José María Rodríguez, diputado y médico coahuilense con meritorios antecedentes en la materia y quien consideraba a la higiene como la base de la salud.

Luego del Constituyente, el médico Díaz Barriga repite una vez más como suplente en la XXVII legislatura, la primera en llevar a la práctica los postulados de la nueva Carta Magna. Como en 1916, el propietario por su distrito es Alfredo Robles Domínguez, quien ahora sí puede cumplir con tan honrosa labor.

De acuerdo a lo escrito, Francisco Díaz Barriga fue también presidente municipal de Salvatierra en los años veinte y treinta, mantiene abierto su consultorio en esa ciudad y fallece en 1934, reconocido por su gran labor humanitaria.