Defienden al padre Pedro

2
COMPARTIR
Fotografía: especial

Rechazan acusaciones de maltrato y violaciones a derechos de menores albergados por el clérigo

Cuca Domínguez

SALAMANCA, Gto.- ‘Los hijos del padre Pedro Gutiérrez Farías’ y habitantes de la comunidad de Cerro Blanco de Mancera marcharon con pancartas desde La Ciudad de los Niños hasta La Ciudad Juvenil, en apoyo al sacerdote fundador de dichos albergues y en exigencia a las autoridades para que devuelvan las instalaciones a la ‘familia’ que ha formado el clérigo.

A través de las redes sociales, tanto benefactores como exalbergados acordaron ofrecer una conferencia de prensa a las 10:00 horas de ayer; sin embargo, a esa hora apenas comenzaron a llegar y fue hasta después de las 11:00 que con consignas a favor del padre Pedro ocuparon la fuente del jardín central de La Ciudad Juvenil, mostrando apoyo al sacerdote y asegurando que nada de lo que se ha dicho es cierto.

Esta semana, diversos medios locales y nacionales informaron que una denuncia anónima y la resolución de un amparo han puesto en evidencia violaciones a los derechos de niños, niñas y adolescentes albergados en La Ciudad de los Niños, la cual es dirigida por Gutiérrez Farías.

Y es que, según testimonios de niños y funcionarios que obran en el expediente de dicho juicio de amparo (475/2016-VIII), se evidencia que los menores acogidos han sufrido violencia física, sexual y psicológica que pone en riesgo su integridad, motivo por el cual la juez federal Karla María Macías Lovera pidió que se reubicaran los internos de dicha asociación.

Además, la juzgadora estableció que han existido omisiones de las autoridades que han propiciado los posibles abusos.

No han establecido comunicación con él

Porfirio Plata, quien se identificó como ‘hijo’ del padre Pedro, agradeció a los asistentes de la comunidad y a los exalbergados, a quienes les dijo que la batalla legal mantiene su rumbo.

Te podría interesar:  Avala el Ayuntamiento Programa de Obra 2016

“Esperaremos a que nos digan las autoridades qué es lo que procederá. Ustedes saben que el DIF estatal está en La Ciudad de las Niños, queremos que se haga justicia y que las autoridades hagan su trabajo”, señaló.

Luego llamó a sus ‘hermanos’ de albergue, que incluso llegaron de otras ciudades, a no acudir al albergue principal y respetar el trabajo del DIF estatal. No quiso hablar de tiempos, dijo que hay un recurso de revisión y las autoridades encargadas del caso estarán informando los avances.

Al ser cuestionado sobre la salud del sacerdote fundador de estos albergues, reconoció que “sí hay una preocupación, pero no sabemos”, pues comentó que no han tenido comunicación con él.

Los inconformes se quedaron hasta después de las 13:00 horas en el lugar y acordaron seguir acudiendo a La Ciudad Juvenil para, de ser necesario, volver a inconformarse hasta lograr que La Ciudad de los Niños vuelva a ser administrada por el padre Pedro.

“Si fuera verdad, no estaríamos aquí”

Huérfano de padre y madre, uno de los inconformes, relató que: “Aquí duré 25 años, soy albañil; lo queremos, queremos al papi, porque La Ciudad de los Niños no se va a acabar, La Ciudad de los Niños sigue. De lo que dicen, es mentira, cuando llegué me recibió con los brazos abiertos, no es verdad, si fuera verdad, no estaríamos aquí”.

María del Refugio González y Piedad Gutiérrez, habitantes de la comunidad de Mancera, defendieron al sacerdote como vecinas que son de las instalaciones de ‘La Ciudad de los Niños’.

“Harto hace el sacerdote con su trabajo y por él tenemos abogados, médicos y de todo, lo que se dice de él son puras mentiras; estamos preocupados porque desde que comenzaron a llegar los policías no lo hemos visto por su casa”, comentaron.

Te podría interesar:  Alcalde ratifica apoyos a ‘La ciudad de los niños’

Ismael Reyes llegó a los 4 años a La Ciudad de los Niños, donde creció hasta los 12 años y hoy es asistente social.

Aseguró que los medios de comunicación son responsables del perseguimiento hacia el sacerdote: “Aquí viví muy bien, aquí salí adelante, aquí fue lo mejor que pasó. A los que lo acusan, primero se deben de informar en vez de estar destruyendo una comunidad que se hizo con tanto esfuerzo, que mejor vengan a apoyar”.

Abigail Ferreira, quien narró que al no tener recursos para mantener a su hijo lo entregó al albergue y le ha dado seguimiento y sabe que está bien cuidado, manifestó que “si no vivieran bien, no lo hubiera internado, soy madre soltera, y me duele mucho esta situación, mi hijo tiene un año internado y está feliz”.

Ramiro Cortés, otro de los exalbergados (llegó a los 5 años y salió hasta los 32), quien ahora es taxista, está casado y tiene una familia, declaró que no se vale que de la noche a la mañana señalen al sacerdote.

“Esto es una cuestión política, le quitaron su casa, sus ‘hijos’ y que sea sólo porque tiene poder, eso no se vale, por eso le pedimos a la gente que ore por el padre Pedro, porque se resuelva esta situación”, resaltó.

Rosa Robles, habitante de la comunidad de Mancera y vecina de toda la vida del clérigo (cerca de 40 años), afirmó que nunca ha visto problemas, que él ha sido un hombre bueno, una persona ejemplar, y que ha sacado a generaciones enteras de niños adelante.

  • Antonia

    Para proceder asì contra el padre Pedro deben tenerse pruebas no solo con denuncias anònimas, eso es injusto. Ojalà sigan saliendo voces de hijos del padre en su defensa y màs fuerte aùn hacer oraciòn por èl. Todo Salamanca lo conoce y sabe de su esfuerzo en lograr construirles casa no para èl, para sus hijos.

  • T. Trueno

    Cómplices. Eso es lo que son.

    Defiéndanlo en tribunales, no en la calle ni en medios.