Empresa

0
COMPARTIR

Se aparece fantasma a Cemex 

Al fragor de la guerra entre compañías constructoras, vivienderas y cementeras por el encarecimiento del producto, se le está apareciendo a la principal firma del ramo, Cementos Mexicanos, el fantasma de la empresa Comercio para el Desarrollo Mexicano, a quien destruyó con argucias jurídicas hace 13 años

Estamos hablando de la fallida incursión al país del barco-silo griego de bandera panameña bautizado como Mary Nour, que traía una carga de cemento ruso para equilibrar el mercado.

Las 27 mil toneladas jamás pudieron descargarse ante el alegato jurídico del gigante con sede en Monterrey de que, colocado el navío como una suerte de bodega, obstruía un canal navegable del río Panuco, impidiendo el paso de sus barcos hacia Tamaulipas.

En el largo vía crucis la firma importadora fue objeto de una catarata de multas millonarias y sanciones ya de la Dirección de Aduanas como de la capitanía del puerto de Tampico.

Publicidad

Y aunque la Comisión Federal de Competencia abrió un expediente por obstrucción de la competencia, desembocando en una multa de 10.2 millones de pesos, ésta fue derribada por un tribunal colegiado, alegando fallas en el proceso.

El caso es que la compañía logró colar en la península de Yucatán, concretamente el puerto de Progreso, dos cargas de cemento gris de tres toneladas cada una a bordo de otro barco griego bautizado como Atenea.

Y el caso es que la firma, integrada en principio por tres exfuncionarios de Cementos Mexicanos, Ricardo Alessio, Luis Bonales y Ricardo Camacho, quiere la revancha.

La coyuntura la abrió el anuncio de que el precio del bulto de cemento gris se cotizará a partir del próximo sábado en 196 pesos, lo que implica un salto de 12%.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Promoción y Desarrollo de Vivienda, dado que en enero había llegado un incremento de 15%, el costo que alcanzaría la construcción eliminaría a sus socios de la posibilidad de recibir subsidios públicos. La protesta la hizo suya la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, lo que provocó la salida de Cemex de una y otra representaciones, anunciando que promovería una nueva instancia aglutinando firmas proveedoras de materiales para la construcción.

La empresa que pretende el regreso plantea la posibilidad de ofertar el producto en 150 pesos el bulto, aprovechando los excedentes de producción en la Unión Europea.

Los bultos son de 50 kilos.

En el marco de la incursión fallida del Mary Nour, en 2004, se hablaba de un precio 28% inferior al promedio del cemento gris de entonces.

El Consorcio para el Desarrollo Mexicano había firmado un acuerdo con la firma griega Siko Holdings y la compañía Tradeland Commodities para hacer vereda, ya con más cargas de cemento ruso o de algún otro país europeo.

El primer obstáculo encontrado a la llegada del Mary Nour a las costas del puerto de Tampico fue que los sindicatos de estibadores controlados por la Confederación de Trabajadores en México habían hecho pública su decisión de no descargar la mercancía les pagaran lo que les pagaran.

La firma regresa a escena en un escenario similar: el encarecimiento que se califica de artificial en el precio del cemento.

Se le apareció un fantasma a Cemex.

Balance general

Curioso, por colocar en la mesa un calificativo, que mientras la Suprema Corte de Justicia absuelve a Telcel en una demanda colectiva promovida por la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor por faltas en el servicio durante 2010, en un escenario similar se declara culpable a Movistar.

La filial de la Telefónica Española tendrá que indemnizar a sus 19.7 millones de clientes.

La resolución favorable a la filial de América Móvil del magnate Carlos Slim apunta a que ésta no infringió los ordenamientos de calidad vigentes, al no generalizarse las faltas o prolongarse por periodos específicos.

La nueva sentencia señala que deberá ser un juez quien cuantifique el daño a los usuarios de la empresa, a quienes se les bonificará con descuentos en sus recibos.

Ésta es inapelable.

Sainete en Concanaco

Por cuarta ocasión al hilo el juez de la causa que le concedió una suspensión definitiva en una solicitud de amparo a su exdirectivo Juan Carlos Pérez Góngora, en cuyo marco se impide celebrar una asamblea ordinaria electiva a la Concanaco, suspendió la audiencia constitucional prevista para ayer.

La primera vez fue en febrero, la segunda en abril y la tercera en mayo.

De acuerdo con el juez décimo de Distrito en Materia Administrativa de la Ciudad de México, el quejoso interpuso un recurso jurídico, el cuarto, pues, de la temporada.

El alegato de Pérez Góngora apunta a la negativa del presidente del organismo, Enrique Solana Sentíes, de permitirle competir por el cargo.

El obstáculo actual fue una queja por supuesta violación de un amparo que protegía a uno de sus directivos, Guillermo Romero, en la posibilidad de que lo dejaran fuera de reuniones.

La cúpula mercantil le cerró la puerta a una en la que se había citado sólo a presidentes de Cámaras, lo que no era su caso.

¡Azúcar!

La Comisión Permanente del Congreso acaba de aprobar un punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Economía a clarificar las telas y entretelas de los acuerdos pactados con Estados Unidos en relación con las exportaciones de azúcar.

La solicitud apunta a cuantificar el impacto que tendría para la economía del país la exigencia de cifrar la mayor parte del flujo con azúcar semirrefinada.

Doble Exitus

Tras una primera emisión de deuda realizada en septiembre del año pasado por 244.10 millones de pesos por la sociedad financiera de objeto múltiple Exitus Credit, acaba de llegar la segunda de la tarde.

Lo interesante del caso es que, prevista una emisión de 400 millones, la avidez pidió 836, es decir, la sobredemanda fue de 2.09%.

El agente fiduciario fue CI Banco, actuando como colocadores las casas de bolsa Interacciones y Banorte IXE.

Crisis de pagos

Al fragor de la macrodevaluación de la moneda, en diciembre de 1994, se desataron todos los demonios. Las tasas de interés alcanzaron un techo de 110%, golpeando severamente a los tenedores de créditos, algunos de los cuales carecían de garantías específicas. El huracán volvió impagables las hipotecas.

Los bancos, en la encrucijada de la quiebra, serían rescatados por el gobierno zedillista vía la compra de cartera en problemas de recuperación, a veces impagable.

El costo hipotecó a tres generaciones de mexicanos.

El episodio lo reviven los propios actores y analistas en el tercer episodio del documental “El error: ficción, miedo, debacle”, este sábado a las 23:30 por Azteca 13.