Empresa

0
COMPARTIR

Rimsa vence a Teva

Cruzadas dos demandas ante las Cortes de Nueva York entre la firma mexicana Representaciones e Investigaciones Médicas, conocida como Rimsa, y la israelí Teva Pharmaceutical Industries, reputada como la principal fabricante de genéricos del planeta, la balanza se inclina a favor de la primera

Pactada una operación de compra de la multinacional a la nacional, colocándose en la mesa una oferta de 2 mil 300 millones de dólares, ésta acusó a la otra de fraude, en tanto Rimsa denunciaba incumplimiento de contrato.

La argumentación de la firma mexicana con sede en Guadalajara, Jalisco, era que Teva quería recuperar terreno frente a una oferta fuera de parámetro.

El monto equivalía a 23 veces las ganancias anuales de la compañía antes de impuestos y posibilidad de deducciones, con la novedad de que en la fase previa las firmas Abbet y Pfizer habían ofrecido mil millones de dólares, en tanto Sanofi planteó el doble.

Publicidad

El pleito cobró relevancia cuan-do la firma israelí acusó a la empresa de los hermanos Fernando y Leopoldo de Jesús Espinosa Abdala de hacer trampa por acelerar el re-gistro sanitario de sus 140 productos en el mercado.

En el escenario llegó una revisión de la planta de Rimsa por parte de la Comisión Federal para Prevenir Riesgos Sanitarios (Cofepris), tras de la cual se clausuró ésta.

Sin embargo, el organismo no ordenó la incautación de los medicamentos en el mercado, por más que decomisó los equipos de cómputo para verificar la base de datos.

El caso es que, semanas después el organismo encabezado por Julio Sánchez y Tepoz determinó que el registro de los productos era válido… con base a su calidad.

Más aún, se llegó a decir que la inspección se había registrado por rutina, dados los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud, es decir no por la denuncia de Teva.

En la ruta se autorizó que los productos de Rimsa volvieran a los anaqueles.

La sospecha apuntaba a que Teva, quien se ha convertido en reina de las adquisiciones a nivel mundial, pretendió simple y llanamente llevarse las fórmulas registradas para producirlas en alguna otra de sus plantas en el planeta.

La posibilidad incluye 80 naciones.

De hecho, a su llegada a las ins-talaciones de Rimsa realizó una drástica reducción de personal, con la novedad de que la poda incluyó al gerente de calidad de la firma.

Se llegó a hablar de mil despedidos.

Algunas de las unidades de producción fueron cerradas.

Al margen de la resolución final que emitan las Cortes de Nueva York en uno y otros casos, el pro-blema es que quien está sentado en el banquillo no es ni Rimsa ni Teva, sino la Cofepris.

De colocarse en la mesa la sos-pecha de irregularidades en los trámites para el otorgamiento de registros podría lesionarse el prestigio ganado por años, en cuyo marco sus licencias son reconocidas a nivel internacional.

En la carambola, naturalmente, se crearía la duda de cara a los consumidores de medicinas genéricas, por más que el alegato de Teva habla sólo de trampas en el papeleo, a la vera del río revuelto en el cambio de administración del organismo, es decir la salida de Mikel Arriola y la llegada de Julio Sánchez y Tepoz.

El epicentro del pleito se llama ética.

Balance general

Aunque el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, había ofrecido que habría una sorpresa en materia de recuperación económica del país, los PreCriterios de política económica para el 2018 planteados al Congreso siguen pintando las paredes de intenso gris.

Aunque la apuesta apunta a una banda de entre 2 y 3%, el rango nos ubicaría en situación similar al año pasado, el 2015 y el 2014.

La paridad peso-dólar se ubica en 19 pesos, frente al 19.1 con que posiblemente cerraría este año.

La tasa líder alcanzaría el año próximo un nivel de 7.3%, lo que prevé que se mantendría latente la fuga de capitales golondrinos, lo que obligaría a nuevas alzas decretadas por el Banco de México.

Para este año se espera cerrar con 7%.

El petróleo se ubicaría en un promedio de 46 dólares por barril, cuatro más de lo esperado para cerrar el año.

Sin embargo, la plataforma de producción decrece otra vez.

Protección por China

A unos días de que venza la vigencia de seis meses de los aranceles extraordinarios a tasa de 15% im-puestos a determinados productos de acero prevenientes de China, Rusia y Brasil, la Secretaría de Economía deshoja aún la margarita sobre la posibilidad de prórroga.

De concretarse sería la tercera de la temporada.

En la balanza está el crecimiento de 3.3% en la producción nacional de acero registrada el año pasado, lo que en el papel implicaría que pasó el periodo de asfixia por la sobreoferta china a precios subsidiados.

Más aún, el país oriental ha ofrecido disminuir su producción.

Sin embargo, las siderúrgicas temen que sin las barreras se caiga nuevamente en la depredación de precios.

En el marco, sindicalizados han amenazado con cerrar puentes internacionales en presión para que se mantenga la salvaguarda.

Una para Asur

La noticia es que la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos le otorgó un reconocimiento como Administrador Aeroportuario del Año al Grupo Aeroportuario del Sureste, quien opera el aeropuerto de Puerto Rico.

La empresa encabezada por Fernando Chico Pardo y dirigida por Adolfo Castro entró hace cuatro años a la terminal aérea.

Asur administra, entre otros, el aeropuerto de Cancún.

Frenan a Abengoa

Colocada en concurso mercantil por sus acreedores, la filial en México de la empresa española Abengoa planteó una propuesta de reestructura de su deuda que a juicio del Instituto Federal de Concursos Mercantiles resultó incompleta.

La firma dejó de lado algunos de los acreedores y no detalló la forma en que se cubrirían los adeudos.

La empresa entró en crisis tras arañar la quiebra su matriz, lo que la obligó a cancelar contratos.

Leche, fuera

La Federación Mexicana de Le-chería que encabeza Vicente Gómez Cobo le acaba de solicitar a la Secretaría de Economía que no se incluya el producto en la renego-ciación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La exposición de motivos habla de una competencia desigual, dado que mientras los lácteos procedentes del país de las barras y las estrellas llegan sin arancel o impuesto de importación, los productores nacionales tienen que pagar en dólares por los insumos requeridos.

Las exportaciones de EE. UU. son de leche en polvo que se elaboran con sobrantes de producción.

El ingreso de éstas ha crecido 50%.

La producción mexicana, dice, es suficiente para abastecer el mercado interno.