Con TONYSON

0
COMPARTIR

El ‘chico problema’ II

Un ya lejanísimo 3 de julio de 2015 en este mismo espacio se publicó ‘El chico problema’, una columna de opinión que nació luego de una declaración de Francisco Rueda Amézquita, entrenador de clavados, sobre la situación del entonces recién inaugurado Centro Acuático de León I.

Me pareció que la relación laboral del entrenador no era (ni terminó siendo) la mejor con las dependencias u organizaciones deportivas, como la Comisión de Deporte del Estado de Guanajuato, la Comisión Nacional e incluso con la Federación Mexicana de Natación y su presidente Kiril Todorov. Aquel día en particular, aseguró que los trampolines del complejo acuático serían retirados porque existía un adeudo con la parte constructora que había ganado la licitación (la marca Duraflex, específicamente). Esto generó en nosotros un hecho periodístico, pero en la CODE, principalmente una molestia por el flujo de información que finalmente no cumplió con el factor de veracidad. Fue el ‘chico problema’ de aquel día.

Luego vendrían las disputas con los representantes de clavados a nivel nacional y la inconformidad por selectivos, eventos y demás en los diversos niveles. Siempre representó un punto quisquilloso en las aristas del deporte estatal y esto terminó por comprobarse la tarde del día de ayer, cuando se confirmó que encabezados por el entrenador Francisco Rueda, el equipo ‘guanajuatense’ de clavados había dejado la entidad para mudarse de manera sorpresiva, sin aviso ni pormenor alguno, a Medellín, Colombia. La confirmación la dio la parte gubernamental, por medio de Isaac Piña Valdivia, director de la CODE.

Te podría interesar:  Monarcas logra sumar

Una noticia que causó sorpresa en el momento. ¿Cómo?, ¿Por qué?, esto mudando a la joven promesa Paola Pineda, a Jonathan Ruvalcaba y a Carolina Mendoza, junto con la medallista olímpica Laura Sánchez. El cambio, aunque se sobreentiende como un ‘golpe’ patriótico en el entendido de que Colombia busca posicionar a su selectivo para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2018, incluso apuntando a un puesto superior que México, se infiere como una ‘agresión’ a las puertas que se abrieron en su momento.

Publicidad

Por ahí del año de 2011, tras sortear problemas ‘extra fosa’ que sellaron las carreras tanto de Paco Rueda como de Laura Sánchez, el equipo pudo retomar el camino en Guanajuato e incluso para un año después, en 2012, Laura se consagraría en los Olímpicos de Londres.  Sin embargo, el equipo que ya se tenía era un portento y eso repercutió en esfuerzo de los sectores autoridad del deporte, viéndose la cúpula en la edificación de tres centros acuáticos (uno en Guanajuato en primer momento, otro en León y finalmente el más reciente en Dolores Hidalgo).

Pero todo esto –aunado a los problemas de relación directa- terminó por no convencer nunca al principal cabecilla del proyecto, Paco Rueda, quien se convertiría –nuevamente- en el ‘chico problema’, partiendo rumbo a Colombia. Y surgen muchas dudas que hasta ahora Rueda no ha disipado tras no contestar el llamado, ¿Por qué tan de repente?, ¿La valía de México es tan poca que cualquier ‘oferta’ obliga a emigrar?, ¿Con los García, Sánchez, Espinosa, Hernández, Orozco, Pacheco, Ocampo, no había ‘chances’, había preferencias o el equipo no daba para igualarles y se buscó la comodidad? Son respuestas que por ahora sólo ellos saben, pero cuyo trayecto se manchó por una ejecución claramente errónea.

Te podría interesar:  Con Ton y Son